Atalanta, la valiente

Atalanta e Hipomenes

Hay muchos relatos en la mitología griega que tiene a mujeres como protagonistas, diosas y mortales. En este segundo grupo está Atalanta, una joven muy brava y valiente con una rica historia de vida.

Siendo un bebé recién nacido dice la leyenda que Atalanta  fue abandonada en algún lugar de Arcadia, solo porque su padre añoraba un hijo varón. Hubiera muerto si una osa no la encontraba y la adoptaba como cría. Vivió con ella hasta que unos cazadores la encontraron y se la llevaron. ¿Cómo sigue su historia?

Parece que Atalanta, la niña salvaje, se convirtió en una mujer hermosa que a pesar de tener muchos pretendientes decidió ser virgen. Era una chica fuerte, buena cazadora, y podía vencer a los hombres en peleas. Un día hubo dos centauros que quisieron violarla y los aniquiló a ambos. Era una guerrera respetada y hasta llegó a preguntarle a Jasón si podía acompañarlo en su excursión a Argo.

El capítulo más importante en la historia de Atalanta es el que tiene que ver con la caza del oso de Caledonia. En estas tierras era usual honrar con frutas a los dioses pero el rey omitió sin querer el sacrifico a Artemisa y esto dio lugar a una furia terrible que se personificó en el Oso de Caledonia. Enorme, feroz, destructor de gente y ganado. Todos los hombres nobles quisieron matarlo pero era difícil porque la piel del animal era muy gruesa.

Atalanta se unió a las cuadrillas pero muchos hombres nobles no quisieron pelear junto a una mujer. El hijo del rey, empero, estaba enamorado de ella, aunque estaba ya casado, así que convenció a algunos hombres de unirse al grupo y pelear junto a Atalanta. Lo lograron, pero en una hazaña peligrosa. Atalanta fue la heroína y el príncipe quiso reconocerla. Pero claro, a los otros hombres no les gustaba nada la idea, entre ellos estaban los tíos del príncipe, así que de regreso su madre terminó matándolo, muy ofendida por su actitud.

Atalanta cobró así una gran fama, de cazadora eximia. La fama llegó hasta su padre, quien la llamó de regreso. Ella exigió permanecer virgen aunque pronto su padre insistió y ella aceptó casarse con quien pudiera vencerla en combate. Algunos lo intentaron hasta que llegó Hipomenes. Hipomenes, también llamado Melanion, fue ayudado por la diosa Afrodita y finalmente ganó. Pero el muy tonto se olvidó de agradecerle así que la diosa, furiosa, los hizo hervir de pasión en el templo de Zeus.

Zeus, a su vez, bastante enojado, los convirtió a la postre en leones. Juntos, cazaron toda su vida.

 


Categorías

Historia

Absolut Grecia

¿Quieres descubrir Grecia?. Aquí encontrarás toda la información sobre este gran país y todas las islas y destinos turísticos que lo forman.

Escribe un comentario