Carnaval venezolano

carnavales

La tradición del Carnaval, también conocida como las fiestas “Carnestolendas”, se remonta a ancestrales ritos y prácticas que según los especialistas pueden ser trazados a las antiguas civilizaciones de Grecia y del Medio Oriente, y que fueron a su vez asimiladas por el imperio romano, y diseminadas por los territorios bajo su dominio. Hoy por hoy, el carnaval constituye una de las festividades de mayor arraigo entre los pueblos marcados por la cultura del mundo occidental, presentando una amplia diversidad según la región y gentilicio que lo celebra, pero conservando ciertos rasgos esenciales.

Entre las características más resaltantes del carnaval, está el desbordamiento emocional de sus participantes, que en una especie de catarsis colectiva liberan y dan rienda suelta a inhibiciones y recatos de su vida cotidiana. Este ambiente carnavalesco está potenciado por el uso de máscaras, disfraces, comparsas, música, baile y juegos.

La celebración del carnaval en Venezuela está presente desde los tiempos de la colonia tal como fue reseñado por distintos cronistas, que señalaban el abundante uso de agua, huevos, azulillo y otras sustancias, en un desbocado y a veces agresivo juego. En la segunda mitad del siglo XIX, específicamente durante el mandato de Antonio Guzmán Blanco, se promovió el carnaval de comparsas y bailes de salón al estilo europeo, particularmente entre las clases pudientes.

Los carnavales actuales presentan mayor o menor vistosidad, dependiendo de los recursos y niveles de organización que los respalda, valga decir, juntas locales, alcaldías y gobernaciones, de la proyección turística que se les quiera imprimir, y de la tradición propia de cada región.

Los carnavales del oriente venezolano y de Guayana, gozan de amplia popularidad y proyección a nivel nacional, particularmente los de la población de El Callao en el estado Bolívar. Allí las comparsas, sus personajes emblemáticos, la música del calipso y su batería de tambores, reflejan la fusión cultural entre los nativos de la región, con la inmigración que desde la segunda mitad del siglo XIX llegó desde las Antillas Menores.

Te puede interesar

3 comentarios

  1.   paola dijo

    que orrible

    1.    elianta dijo

      si verdad?

  2.   enrrique dijo

    si verdad

Escribe un comentario