Conoce: Salto El Sapo

salto-el-sapo

A menos de media hora de la población de Canaima se encuentra el salto El Sapo, específicamente en la isla Anatoli. Allí, la fuerza del agua se conjuga con el sosiego que pareciera morar entre palmeras y rocas, y el suave rocío moja a los turistas mientras el sonido de la corriente mantiene arriba la adrenalina.

Desde donde sea que se mire, el salto El Sapo es una de las mejores atracciones naturales de Canaima. Desde el aire se disfruta de sus corrientes, unos 40 metros de altura y 120 metros de ancho, hacen que el turista viva una verdadera ilusión óptica; pareciera una enorme fuente de luz que se derrama por doquier, en medio del verde y las piedras.

Lo mejor es llegar navegando en curiara a sus orillas, oír la potencia del agua y, si no es época de lluvia, vivir la inigualable experiencia de pasar por debajo de la gran catarata a través de una gruta natural que sirve como puente hacia el otro lado del salto, desde donde la vista premia al turista.

El salto El Sapo está muy cerca de la Laguna de Canaima, sus aguas provienen del río Carrao, y en uno de sus extremos se puede contemplar un trío de tepuyes de singular belleza.

La sensación de paz que se vive en El Sapo es sencillamente indescriptible, llegar allí es confirmar que cada rincón de Canaima tiene su atractivo especial; en este caso es posible conjugar en un mismo espacio grandes extensiones de agua con las palmeras tan emblemáticas del lugar.

Por si fuera poco conocer El Sapo, usted tiene la opción de caminar un poco más y llegar al salto El Sapito, mucho más pequeño, pero con una característica que le recordará su paso por el río Carrao: el color ámbar de sus aguas, que, combinado con la espuma y las corrientes, forman un espectáculo formidable.

La espectacularidad de Canaima como un todo, y de sitios como el salto El Sapo nos dan una idea de la rica y diversa geografía de Venezuela. Pudiera decirse que nuestro país es una incontable sucesión de espectáculos naturales, disfrutarlos y preservar su biodiversidad es una obligación, tan importante como visitar estos parajes.

No se pierda el espectáculo de Canaima, disfrute del salto El Sapo como el que toca con sus ojos el milagro de un milagro que escogió la naturaleza para encuadrarlo en un país llamado Venezuela.

Para ir y hacer:

  • Al salto El Sapo se llega luego de navegar unas tres  horas en curiara, partiendo de Isla Ratón, al pie del Salto Ángel.
  • El paseo suele durar entre una y dos horas, tiempo más que suficiente para pasar por debajo de sus cataratas, mojarse como Dios manda, tomarse las fotos, y grabar en la memoria cada recoveco del lugar.
  • Utilice protector solar, es vital evitar una insolación, sobre todo cuando viaja en la canoa.
Te puede interesar

Escribe un comentario