Cueva Alfredo Jahn, monumento natural

cueva_alfredojahn

Su nombre hace honor a quien desde finales del siglo XIX y hasta 1935 realizó importantes aportes a la ciencia en Venezuela. La cueva, con más de 4 kilómetros de desarrollo, es la segunda caverna más larga del país y logra un desnivel o profundidad máxima de 67 metros.

Un curso de agua nace en su interior y recorre las galerías y salones de majestuosa belleza, entre los que se destaca el Salón de la Lluvia, donde un aguacero subterráneo indica el principal sitio de entrada del agua de la cueva.

También se encuentran curiosas formaciones rocosas como El Chaguaramo, ubicada en el medio de la cueva, formada por la unión de una estalagmita y una estalactita, impresionantemente parecida a esa palma.

Su interior está habitado por animales que carecen de vista y sobreviven gracias a su desarrollado sentido del tacto, que se evidencian  en sus largas patas y antenas. En el exterior, un exuberante bosque  tropical húmedo, resguarda las 15 entradas de la cueva.

La rosa de montaña destaca entre la vegetación, por ser una flor roja del tamaño de la cabeza de un niño, que resalta entre el verde follaje. Debido a que el ecosistema de la cueva es muy frágil y que es muy fácil perderse en su interior, es necesario visitarla en compañía de un guía experto (puede ser contratado en la entrada de la cueva) y con el equipo adecuado.

La cueva se encuentra a solo 2 horas de Caracas por lo que se ofrecen excursiones de un día, desde esa ciudad. Desde Birongo, en vehículo de doble tracción, se llega al sitio desde donde se inicia la caminata hasta la boca número 6 que es la entrada principal.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario