Excursión por el río Caura

Entre Cedeño y Sucre discurre el río Caura a lo largo de más de 700 kilómetros y el tercero más grande de toda Venezuela. Una excursión por sus oscuras aguas nos puede llevar a admirar laos bosques vírgenes de inmensos árboles cubiertos de lianas que crecen en su cuenca, comunidades indígenas como los Yekuana o lugares grandiosos como el Salto Pará, cuyo volumen de agua supera en ocasiones a las magníficas Cataratas de Iguazú.

En este entorno donde el contacto con la naturaleza es total, una experiencia inolvidable puede ser la navegación por el Caura en kayak o en una embarcación tradicional indígena. Otra es, sin duda, practicar el senderismo en la selva entre orquídeas, palmeras o rosas de la montaña. También podemos ver a la fauna típica del lugar en su entorno natural: nutrias, tucanes, delfines de río, monos araguatos…Pero probablemente uno de los mejores espectáculos del río Caura esté en el Salto de Pará, con sus siete caídas de agua en forma de herradura que se precipitan desde 60 metros de altura.

En la cuenca del río Caura se encuentran los “hombres de río” o las poblaciones indígenas Ye’kuana o Makiritare. Podemos visitar alguna de sus comunidades y deleitarnos con sus laboriosos trabajos de artesanía, especialmente en torno a las curiaras o embarcaciones tradicionales que son tan importantes para ellos que incluso entierran a sus muertos en algunos de sus fragmentos.

Te puede interesar

Escribe un comentario