Las piedra semi preciosa de la Quebrada de Jaspe

Uno de los lugares con más interés turístico de toda la Sabana Grande venezolana es la conocida como Quebrada de Jaspe, un lugar de extrema belleza cercano a la frontera brasileña. Una laja de piedra de más de 300 metros cubierta apenas por unos centímetros de agua y cuyo fondo rojizo y marillo de jaspe, una piedra semi preciosa, da nombre a la quebrada, considerada monumento natural en el país.

La Quebrada de Jaspe se encuentra en el entorno de la localidad de Santa Elena de Uairén, a 44 kilómetros de ésta y en el kilómetro 273,  a pocos metros de la carretera Troncal 10. Una vez allí accedemos a un entorno paradisíaco en el que la laja, lisa, completamente pulida, sin piedras ni arena, se encuentra rodeada de árboles de hasta veinte metros de altura. Su hermoso fondo es de esa piedra semi preciosa, mezcla de sílice y cuarzo cristalino llamada jaspe.

Los turistas y lugareños se acercan hasta la Quebrada de Jaspe para disfrutar de sus aguas, ya que suelen tener unas temperaturas agradables. Además, hay una pequeña casacada donde las aguas del río kakú-parú caen desde poca altura y donde es posible sentarse, con cuidado de no resbalar ya que el fondo además de hermoso es muy resbaladizo, tomar un masaje, disfrutar de la naturaleza y, en definitiva, relajarse.

Te puede interesar

Escribe un comentario