Tradición y costumbres: Diablos danzantes

Diablos

Tiene origen en las danzas africanas que a partir de la época colonial se estructuran en nuestro pueblo. Tiene una tradición de aproximadamente 400 años y se han mantenido delegando en sus hijos, el conocimiento tradicional. Se celebra en las poblaciones de Turiamo, Cata y Chuao, en el mes de junio.

La celebración se inicia en Chuao el día miércoles previo a la fiesta del Corpus con la Caída de los diablos: acto que consiste en realizar la Rendición ante el altar colocado frente a la Cruz del Perdón, a la cual, en tiempos de la colonia, se abrazaban los esclavos para escapar del látigo o pedir misericordia al Señor. Al mediodía, el recorrido de los diablos es acompañado con el sonido de la Caja y el repicar de las campanas de la iglesia.

El grupo de danzantes es dividido en tres legiones, una encabezada por el Primer Capitán, la otra por el Segundo Capitán y la última por la Sayona. La estructura jerárquica en el grupo de danzantes constituye un aspecto similar al de otras poblaciones. El Primer Capitán es la mayor jerarquía y preside la legión durante el primer repique el día de la caída y administra los fondos de la Sociedad.

El Segundo Capitán se encarga de vigilar el recorrido de los diablos por el pueblo, y dirige la legión en el segundo repique. La figura del Capataz la ejerce el más viejo de la Sociedad. La Sayona es un hombre vestido de mujer y con máscara de diablo que comanda la tercera legión, quien representa a la esposa del Capataz, madre de los diablos. Su fin es ahuyentar al Diablo en caso de que se cuele dentro del grupo, con la oración del Magnificat.


Escribe un comentario