75 años de la matanza de Badajoz: Un recuerdo muy presente 2

La violencia desatada en Badajoz no se correspondió con una supuesta venganza por las víctimas del “terror rojo” de Badajoz (11 personas asesinadas a causa de una violencia revolucionaria que fue rechazada por las autoridades republicanas y limitada por su acción gubernamental). Además de la dinámica de guerra de exterminio emprendida por las tropas coloniales, los motivos de la masacre los encontramos en el deseo de erradicar una parte fundamental de la obra republicana: la reforma agraria. Una reforma que en los años treinta, en lugares como Extremadura, había puesto en cuestión el ancestral poder de los caciques y terratenientes locales. Había que devolver al viejo orden social que los aires modernizadores de la II República habían trastocado, y para ello la política de sangre y fuego era fundamental. Una vez más, las palabras de Yagüe, al responder sobre los hechos al periodista estadounidense John T. Whitaker, son tan claras como contundentes: “Por supuesto que los matamos […] ¿Qué esperaba usted? ¿Que llevara a 4.000 rojos conmigo mientras mi columna avanzaba? […] ¿Que los dejara convertir Badajoz en rojo una otra vez? ” .

El epicentro de la matanza, la plaza de toros de Badajoz, fue derribada en el año 2002, aunque el recuerdo perdura en el imaginario colectivo de muchas personas y pone sobre la tabla el carácter institucional y premeditado de la violencia franquista en la retaguardia, un carácter cuantitativa y cualitativamente diferente a la represión que tuvo lugar en la retaguardia republicana, represión de la que hablaremos en próximas fechas, porque a la vez que cualquier asesinato es condenable, el carácter desigual de la violencia en la retaguardia durante la Guerra Civil también debe ser explicado, no justificado.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Cultura, Historia

Absolut Badajoz

Si necesitas información sobre turismo y los mejores destinos de Badajoz, entonces esto es lo que estás buscando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *