Adiós a segunda, adiós

El sueño que los gijoneses rozaban con la punta de los dedos, se ha convertido, por fin, en realidad. Tras diez años de espera, hoy, el trabajo del entrenador Manuel Preciado, de los jugadores y el apoyo constante de la afición ha dado su fruto, el Sporting de Gijón es ya un equipo de primera división.

La ilusión de la afición estuvo presente desde el primer momento, sólo había una forma de que todo se fuera abajo: que la Real Sociedad ganara y el Sporting perdiera, pero no fue así. El campo comenzó a vibrar de emoción en cuanto se anunció que el Córdoba marcaba gol a la Real Sociedad, pero, después, con el primer gol de Bilic en el minuto 35 pudieron sentir realmente que aquello iba a acabar bien, dejando verse resbalar alguna que otra lágrima de felicidad por los rostros gijoneses, muchos de ellos decorados con pinturas rojiblancas.

La superioridad del Sporting se dejó notar a lo largo de prácticamente todo el partido, cada segundo pasaba a favor del equipo asturiano, y, casi a 10 minutos del final Luis Morán, que recientemente entraba en el campo, cruzó de forma magistral ante Herrera, colocando el dos cero que daba una victoria más rotunda al Sporting ante el Eibar.

Celebración en la fuente del Paseo de Begoña

Tras la victoria, la celebración. La marea rojiblanca se desplazó acompañada de las bocinas de los coches hasta el centro de la ciudad y, en el Paseo de Begoña, los más atrevidos se dieron un buen chapuzón en la fuente a la par que cantaban y gritaban de alegría.

Pelayo también se viste de rojiblanco

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Deportes

Absolut Gijón

Todo lo que necesitas saber sobre Gijón, una de las ciudades que merece la pena visitar para disfrutar de lo que tiene que ofrecerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *