La Fiesta de la Cosecha una celebración de gracias que viene de los tiempos paganos

Una ofrenda por la cosecha

Ofrenda para agradecer la cosecha

La fiesta de la cosecha es una celebración de gracias extendida por todo el mundo. Sus orígenes se remontan al momento en que el ser humano se hizo sedentario y comenzó a practicar la agricultura. Con ella, agradecía a sus dioses que la tierra le diese alimentos.

La relación telúrica entre el Hombre y los frutos de la Naturaleza se halla en la esencia de nuestra especie y trasciende la propia recolección de esos tributos de la tierra y el alimento que nos proporcionan para adquirir una dimensión casi religiosa o al menos mística.

Breve historia de la fiesta de la cosecha

Los antiguos egipcios daban gracias a Osiris por las buenas cosechas de vid, según muestran grabados de la época. La costumbre se trasladó a Grecia, donde se organizaban fiestas en honor a Dionisos y, más tarde, a Roma, donde el dios pasó a llamarse Baco. Justamente los latinos también celebraban otras fiestas de la cosecha como las Cerealias, para agradecer a Ceres el grano que les proporcionaba.

Durante la Edad Media siguió practicándose esa tradición entre los campesinos. No obstante, perdió parte de su vigencia. La razón es que muchos campos agrícolas eran cultivados en los monasterios y los clérigos, como comprenderás, no eran muy dados a grandes expresiones lúdicas, aunque sí agradecían a la Divinidad los frutos obtenidos.

Sin embargo, la tradición se mantuvo. Incluso, con la llegada del Renacimiento y su vitalismo se intensificó en gran medida. Y ya nunca dejó de celebrarse en todos y cada uno de los pueblos del mundo hasta nuestros días. Si visitas cualquier aldea en época de cosecha, verás cómo festejan por todo lo alto ese momento para agradecer los productos recibidos.

Fiesta del Grano

Fiesta del Grano en República Checa

La fiesta de la cosecha, una celebración de gracias en todo el mundo

De hecho, algunas de las festividades más señaladas que se celebran en las distintas naciones de nuestro planeta tienen su origen en la fiesta de la cosecha. Por ejemplo, en Irán se celebra Mehrgan, un festival que se remonta a los tiempos del antiguo Imperio Persa y que festeja a la vez la llegada del otoño y la cosecha.

Por su parte, en la India cuentan con festividades como Makara Sankranti para agradecer lo recibido a través de la tierra. Pero las fiestas más populares que tienen su origen en las de la cosecha son las que vamos a explicarte y que, a buen seguro, te resultarán conocidas.

Día de Acción de Gracias

Es una de las fiestas nacionales en Estados Unidos, Canadá e incluso en algunas islas del Caribe. Aunque todos los estudiosos coinciden en que sus orígenes fueron la celebración de la cosecha, no tienen claro su auténtico inicio. Unos dicen que fue tomada de las fiestas que organizaban los españoles en la actual Florida con ese motivo, mientras que otros señalan que fue iniciada por los colonos ingleses en el siglo XVII.

En cualquier caso, como ya sabrás, el cuarto jueves de noviembre las familias de esos países se reúnen en torno a la mesa para disfrutar de un pavo relleno y asado durante la cena acompañado de pastel de calabaza. En Estados Unidos es festivo y la cadena de tiendas Macy’s organiza un gran desfile en las calles de Manhattan. Asimismo, al día siguiente, los estadounidenses inician la temporada de compras navideñas. Es el Viernes Negro.

Erntedank, la fiesta de la cosecha alemana

Según el folclorista Alois Döring, el día de acción de gracias alemán o Erntedank tiene sus orígenes más cercanos en la tradición cristiana de agradecimiento por las cosechas. No obstante, los remotos nos llevarían hasta las mismas Roma y Grecia, de las cuales te hablábamos.

Un festival de Erntedank

Festival de Erntedank

En Alemania las iglesias se decoran con vegetales, frutas, cereales y otros productos obtenidos de la tierra, así como con alimentos preparados con ellos, por ejemplo, el pan o la miel. Y también se organizan mercados en beneficio de los desfavorecidos.

Tiene lugar el último domingo de septiembre o el primero de octubre y también los alemanes se reúnen en familia para celebrarlo. El menú que saborean puede incluir también pavo u otras carnes. Pero lo habitual es tomar, justamente, el potaje de Erntedank, un contundente guiso que lleva judías verdes, patatas, col rizada, puerro, zanahoria, cebolla y carne de cerdo. Y, pata acompañarlo, un pan de trigo y una crema de calabaza con castañas.

El sukkot judío

También los israelíes tienen su fiesta de la cosecha. Es el Sukkot y también se hace para recordar las vicisitudes del pueblo de Israel en su bíblica travesía del desierto tras huir de Egipto. Tiene lugar entre el 15 y el 22 de septiembre y también se la conoce como Fiesta de los Tabernáculos o de las Cabañas porque originalmente, se conmemoraba pasando unos días en una sukká o morada temporal.

En este caso, más que comer, se bendicen productos. Es la llamada bendición de las cuatro especies, que incluye la palmera, el arrayán, el cítrico y el sauce. Todo ello para conmemorar una de las principales festividades del judaísmo.

Festival chino de Medio Otoño

Es una de las fiestas de cosecha más importantes del mundo pues además de los chinos, también lo celebran los japoneses, que lo llaman Tsukimi; los coreanos, que lo denominan Chuseok, y los vietnamitas. Pero es más importante en el primero de estos países, hasta el punto de que puede considerarse su celebración más relevante tras el Año Nuevo.

El Makara Sankranti

Makara Sankranti

Tiene lugar el decimoquinto día del octavo mes del calendario Han, que en el nuestro viene a ser el mes de septiembre. También se conoce como el Festival de la Luna porque los antiguos emperadores adoraban al astro para agradecer las cosechas. De hecho, todavía hoy las familias se reúnen para contemplar la luna e incluso elaboran el llamado pastel de la Luna. Además, tienen lugar desfiles y otras actividades.

En conclusión, la fiesta de la cosecha, una celebración de gracias que viene de los tiempos paganos, continúa teniendo plena vigencia en la actualidad, ya sea como agradecimiento por los bienes obtenidos de la tierra, ya como herencia festiva de nuestros antepasados.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*