Alquilar una casa de vacaciones entre particulares

Familia en la playa

El alquiler de una casa de vacaciones entre particulares es uno de los medios más rentables para vivir una estancia en las Islas Canarias. Existen casas de todos los tipos y para todos los bolsillos.

El contrato de alquiler que se establece entre particulares para corta temporada debe dejar muy claro el emplazamiento exacto de la vivienda, las prestaciones de la vivienda, la fianza, las cargas de las que se hace responsable tanto la parte arrendataria como la arrendadora, así como el tiempo establecido para el alquiler de la casa.Antes de firmar el contrato de alquiler se deben fijar las exigencias de la vivienda: el espacio disponible, y las prestaciones que se encuentran en los alrededores de la casa. Para simplificar las cosas, el propietario debe proporcionar un plano detallado del lugar, precisando la distancia que se debe recorrer para llegar a los comercios, piscina, playa o lugares para practicar algún tipo de deporte, como campo de golf, pista de tenis, o circuito de bicicleta.

El propietario debe además proporcionar detalles con relación al entorno más inmediato a la vivienda, posibilidades de aparcar el coche, número de habitaciones, camas disponibles, baños, terraza, equipamiento de la cocina, altura del apartamento, y si hay ascensor. Lo ideal es que el anuncio del alquiler de la casa ofrezca el mayor número posible de fotos para que los posibles inquilinos se hagan una idea lo más acertada posible de la vivienda.

Más información – Preparar un viaje de última hora

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *