Aristóteles, el pensamiento occidental

En el año 384 a. C nació cerca del monte Athos un niño al que llamaron Aristóteles. Su padre era médico de la corte del rey Filipo III, el abuelo de Alejandro Magno. Era de familia noble pues su padre, Nicómaco, se decía descendiente del fundador de la medicina. Pero el joven Aristóteles quedó huerfano y fue criado por Proxeno quien a los 17 años lo envió a Atenas a estudiar a la Academia de Platón.

Hay que recalcar que el pensamiento de Aristóteles es distinto al de Platón, si bien ambos parten de Sócrates. Aristóteles terminó abandonando la academia y fundando su propio sistema filosófico. Cuando Platón muere tiene 36 años y acepta el ofrecimiento de un rico soldado dueño de un amplio sector de Asia Menor para “helenizar” sus dominios”. Junto con otros académicos terminó instalándose en Axos durante tres años. Allí se casó y tuvo una hija con su primera esposa y un hijo con la segunda. Años más tarde, estando instalado en la isla de Lesbos fue convocado por Filipo de Macedonia para que se hiciera cargo de la educación de su hijo Alejandro, entonces de 13 años. Cuando el rey muere Aristóteles prefiere estar lejos del vengativo Alejandro y durante un largo tiempo se dedica a fundar el Liceo.

Cuando la muerte de Alejandro en el 323 desata una ola contra todo lo que tenía que ver con él Aristóteles decide volver a alejarse y se refugia en Chalcis donde muere un año más tarde. Todo lo que escribió Aristóteles se perdió con la caída del Imperio Romano pero en el siglo XIII un árabe las recuperó a partir de las versiones judías, sirias y árabes. Del total de 170 solo se salvaron 30, en total unas 2000 páginas. Lamentablemente sus diálogos se perdieron para siempre.

Foto: vía Cecilandia

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*