Arte ruso, la iconografía

La iconografía rusa

Nacida como un híbrido entre el arte Bizantino de corte religioso que luego derivó en al creación de mosaicos y frescos.

El objetivo principal de la iconografía rusa era ayudar a la gente con sus rezos y plegarias, pero no consistía en la adoración de las figuras representadas.

En la Galería Tretyakov, de la que ya hemos hablado en entradas anteriores, se encuentra la más extensa colección de arte iconoclasta de la nación.

Pero no se trata simplemente de una inspiración e imitación de los conceptos trabajados en el arte Bizantino, sin que muchos de los artistas rusos que se dedicaron a la iconografía han sabido crear un estilo propio, con nuevas concepciones.

Andrei Rubliov, considerado como uno de los más grandes iconógrafos de Rusia, tiene algunas obras de gran importancia para entender este nuevo manejo de conceptos, tales como La Trinidad del Viejo Testamento, o Pablo el Apostol.

Recientemente, hacia el año 2000, algunas de las obras de la iconografía rusa fueron expuestas en el Vaticano, dentro de la exposición “Sofía – La sabiduría divina”, organizada por los museos más importantes de la nación.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*