Baja el seguimiento de las comidas de Navidad por culpa de la crisis económica

La Navidad es momento ideal para las reuniones sociales. De la costumbre tan hispana de hacerlo en un restaurante, en torno de una buena mesa, servida con un buen vino, no es ajena, por supuesto, ni Marbella ni San Pedro de Alcántara.

A la clientela habitual de los restaurantes, bares y establecimientos de reunión social, se han añadido, desde poco más allá del puente de primeros de mes los ágapes de compañeros de trabajo, de amigos del instituto o de peñas culturales o de ocio.

Como no podía ser de otra forma, la tan consabida crisis económica afecta también a estas celebraciones y en Marbella en general, se estima que pueden haber caído alrededor del 30% las reservas sobre las de la Navidad pasada.

El retraso en las reservas ha estado también patente, apenas hace unos días se confirmaban asistencias y concurrentes a las celebraciones que, en otros momentos, empezaban apenas comenzado el último mes del año.

La norma general, tristemente por otro lado, ya suele ser que la empresa no corra con los gastos de estas celebraciones de unión y hermanamiento de sus trabajadores. Suelen ser ya los propios trabajadores los que aportan su participación personal para que se puedan celebrar los mismos.

El descenso del menú habitual ha pasado de los 35 o 40 euros hace una o dos navidades al menú en el entorno de los 29 euros, sustituyéndose en muchos casos la comida por tapería o pizzería, opciones más asequibles económicamente.

Por otro lado es habitual que, un 5% de las personas que quedan para comer y tener una velada animada fallen a última hora.  Establecimientos afortunados como el Restaurante Buenaventura tiene sin embargo una clientela fija de estos actos, donde están los empleados del Hospital Costa del Sol, el Hotel el Fuerte o el Colegio de Abogados.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *