Cafetal Angerona, amor y café en Artemisa

ruinas del Cafetal Angerona

En algún momento de su historia Cuba contó con cafetales, los famosos cafetales franceses que fueron fundados por inmigrantes franceses, precisamente. Todos corrieron la misma suerte y hay pocos sobrevivientes, por ejemplo, la historia de Artemisa nos habla del Cafetal Angerona. Este era hace tiempo un típico cafetal del siglo XVIII, siglo en donde la economía de la isla era activa y pujante. Supo tener la mayor población de esclavos en el occidente de la isla y no le falta una historia de amor que ha sabido pasar a las letras de la literatura cubana.

Según la leyenda, el dueño del cafetal, Cornelio Sauchay, tenía una relación amorosa con la haitiana Ursula Lambet pero no sabe hasta qué punto es cierta. La leyenda dice que él construyó el cafetal para ella y que vivieron juntos hasta su muerte. El monocultivo del azúcar acabaría después con los cafetales y ella, viuda, terminaría por perder todo. Lo único cierto aquí es que las ruinas del cafetal, que alguna vez fue el segundo cafetal mas importante de la isla, están allí y serán restauradas.

Cafetal Angerona

Un camino asfaltado te lleva entre cocoteros y palmas hasta la estatua romana que es la diosa de la fertilidad de los campos. Detrás de ella se ven las ruinas de la residencia central, del molino de café y de otros edificios. Más allá los campos. Pronto todo esto será restaurado para que pueda ser disfrutado por los visitantes locales y los turistas extranjeros. Se trata de recuperar un valioso capítulo d ela historia antes de que el tiempo termine para siempre con las ruinas de este bonito y antiguo cafetal que permanece, de momento, todavía escondido en el interior de Artemisa.

Fuente y foto 1: vía Arquetour

Foto 2: vía Panoramio

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*