Cambio de guardia en el Palacio Real Slottsbacken

Una de las visitas obligadas de Suecia es el Palacio Real de Estocolmo. Aunque en próximos posts os hablaremos más en profundidad de esta estancia, -la visita es una delicia-, hoy queremos empezar por el principio, por los prolegómenos.

Y es que el cambio de guardia en el Palacio Real de Gamla Stan, es uno de los espectáculos más poco “suecos” que uno se puede encontrar.

Nos explicamos. Que nadie espere encontrar el típico cambio de guardia al estilo de Londres, Madrid o Atenas. El cambio de guardia en el Palacio Slottbacken o Kungliga Slottet en sueco, tiene algo de surrealista. Se supone que empieza a las 12, pero hasta pasadas las 12.15 no pasa nada; sólo expectación. Y a esa hora, sale la guardia, con tres banderas, y distintos grupos que van a hacer los cambios de guardia en cada una de las garitas de seguridad.

El primer cambio, -se dirigen tres soldados hacia la primera garita-, llega minutos después, y tras intercambiar palabras con el soldado de guardia, -se supone que le pone al día de las incidencias-, se produce el cambio. El soldado que ha terminado su guardia se incorpora al grupo restante, y continúan su camino hacia la siguiente garita, -que obviamente no se ve, ya que no está en la misma plaza del Palacio Real.

Y así sucesivamente. Por megafonía van anunciando todo lo que hacen los miembros de las Fuerzas Armadas suecas, y lo enfocan más bien como un ritual de cara al turista que como un acto castrense. Tiene algo, no sé, muy distinto a lo habitual.

En todo caso, es un espectáculo simpático, agradable  y curioso de ver. Un excelente aperitivo de cara al plato fuerte, la visita al Palacio Real. Después será el turno de rascarse el bolsillo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?