Canadá y el Clima

El clima y la geografía de Canadá han influenciado enormemente en lo que respecta a la cultura y las costumbres de los canadienses.

El clima del país varía: templado en el sur y ártico en el norte. En invierno, las temperaturas caen por debajo del punto de congelación en prácticamente todo el país. Durante el verano, las provincias del sur generalmente experimentan altos niveles de humedad y temperaturas que llegan a sobrepasar los 30 grados centígrados. Las partes oeste y sureste de Canadá experimentan altas precipitaciones, aunque las praderas son relativamente secas.

La fama de Canadá es la de ser un país frío. Precisamente, los inviernos pueden ser muy duros en varias regiones del país, con altas probabilidades de tempestades de nieve, tormentas de hielo y temperaturas por debajo de los -50ºC en el norte. En las regiones más pobladas, los veranos son templados y a veces calurosos cuando alcanzan topes de los 30ºC (generalmente en Montreal).

En Vancouver las temperaturas se mantienen estables entre los 5 y 25ºC durante todo el año. Por otro lado, en lugares como Kelowna, las temperaturas alcanzan los 40ºC en verano, mientras que en invierno las temperaturas pueden rozar los -15ºC en ocasiones. En el área más poblada del país, la región de los grandes lagos, las temperaturas oscilan entre los -35ºC y los 35ºC.

Por otro lado, en Canadá se produjeron varios sucesos relacionados con catástrofes climáticas, las cuales lograron conformar una nacionalidad basada en la solidaridad y el respeto por los demás. Como ejemplos de estas desgracias podemos mencionar una tormenta de hielo que en 1998 azotó la provincia de Quebec, las inundaciones en Manitoba hace pocos años y la descomunal tormenta de nieve producida en Ontario en 1999.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?