Castell de Cabres, las cabras que salvaron al pueblo

A 137 kilómetros por la AP-7 llegando hasta la CV-11 se llega a un magnífico pueblo para hospedarse lejos del bullicio de la ciudad pero no tanto.

Se trata de Castell de Cabres un pueblo que tiene 20 habitantes ubicado sobre la comarca de Tinença de Banifassà, dominado por una colina sobre la que se instaló un mirador, una linda plaza con la iglesia y 2 arcos románicos con sus fuentes.

Este pueblo se dedica a la hostelería como medio de vida por lo que seguramente se sentirá a gusto pasando aquí las tardes, noches y por qué no días completos disfrutando del relieve montañoso, el pinar del Boveral, el río Escalona, el camino de Sant Cristófol, las antiguas minas de carbón, la fuente del Raix y los mojones dedicados a diferentes santos que se ofrecen hermosos paisajes.

Además, como no puede faltar en ningún tiene su Castillo en ruinas de que pueden verse los restos de la muralla. Pero aunque del castillo quede poco su leyenda todavía tiene vida…

Se cuenta que el pueblo se llama Castell de Cabres porque durante una guerra hace cientos de años todos los hombres del pueblo fueron a pelear, por lo que en el pueblo quedaron mujeres, niños y hombres mayores. Sabiendo esto una de las tropas enemigas se decidió a atacar el “indefenso” pueblo.

Habiendo visto que se acercaba el enemigo las gentes que quedaron en el pueblo iniciaron un plan maestro, hicieron entrar a todas las cabras del pueblo a la fortaleza del castillo y encendieron en sus cuernos faroles o antorchas. Al ver los puntos de luz desde la distancia, las tropas enemigas creyeron que el pueblo estaba lleno de hombres listos para pelear y emprendieron la retirada.
Gracias al ingenio y a las cabras, actualmente podemos disfrutar de este maravilloso y su leyenda.

Foto Vía: Wiki Commons por Xufanc

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *