Castillo de Neuschwanstein

Al sur de Baviera, en Alemania, nos encontramos con el castillo de Neuschwanstein. Sin duda, es uno de los puntos clave de la zona. Uno de los castillos más visitados y que ha inspirado al maestro de los cuentos de hadas, Walt Disney. Se dice de él que es uno de los lugares más hermosos y no solo por el castillo en sí.

Porque si ya el castillo de Neuschwanstein cuenta con una belleza impresionante, sus alrededores no se quedan atrás. Si es que casi no hay palabras para describir lo mágico del lugar. Los valles, pueblos y lagos son quienes lo rodean en una estampa clásica y que debes visitar. ¿Nos hacemos un viaje a Baviera?.

Cómo llegar al castillo de Neuschwanstein

  • Desde Múnich son 120 kilómetros. Podrás ir hasta Füssen en un tren que te llevará directo y serán dos horas de trayecto. Mientras que si vas en tu coche, entonces estarás en hora y media.
  • Si ya estás en Füssen entonces ya casi estás en el lugar de destino. Ya que desde aquí, tan solo te restan unos 4 kilómetros. Tendrás que llegar hasta la localidad llamada, Hohenschwangau.
  • También puedes tomar el bus RVA/OVG 73 que tiene dirección Steingaden- Garmisch, así como otro bus RVA/OVG 78 cuya dirección es Schwangau. Éste te dejará justamente en la parada Hohenschwangau.

Una vez en el pueblo, podrás disfrutar de dos grandes castillos. El que hoy es nuestro protagonista y también, el que da nombre a esta localidad y del que hablaremos más adelante. En este lugar verás los aparcamientos y las taquillas para poder hacerte con las entradas que te llevan hasta el mágico castillo.

Historia del castillo de Neuschwanstein

Parece ser, que este castillo nació en la imaginación de Luis II. Sí, porque idealizó un lugar lleno de romanticismo, con unas vistas impresionantes, en un momento donde la funcionalidad ya no hacía tanta falta y se daba prioridad a lo estético. De ahí que fueran varios borradores los que se mostraron antes de dar con el resultado final. Luis creció en el castillo vecino, que pertenecía a su padre, pero parte de su infancia la pasó imaginando a los caballeros y a los héroes mitológicos.

De ahí que todo ello se tenía que ver reflejado en su residencia. Las ideas no le faltaban pero todo ello propició que la construcción se volviera cada vez más cara. El castillo comenzó a ser construido en el 1869. Fueron tales las deudas del rey, que tras su muerte, las puertas del castillo se abrieron al público. Gracias a todos los visitantes se pudieron ir pagando. El llamado “Rey Loco”, poco pudo disfrutar de su castillo de ensueño. No lo vio totalmente terminado y solo pudo disfrutarlo unos meses. Se dice que recibe más de millón y medio de visitantes cada año.

Visitando el castillo

Sin duda, uno de los principales atractivos es su estética. Las fachadas y todo lo que le rodea es digno de cuento. Por este motivo es uno de los más visitados. Está ubicado en un desfiladero, donde el frondoso valle y los lagos son sus mejores amigos. A solo dos kilómetros se encuentra el otro castillo, donde Luis pasó su infancia. Se trata del castillo de Hohenschwangau, tal y como se le llama al pueblo. Lo cierto es que también es digno de ser visitado. Podrás comprar un ticket combinado. Hay una oficina en el pueblo donde los vende y te saldrá mejor de precio. Lo mejor para ello es que optes por las visitas guiadas, solo así podrás empaparte de la mejor información.

El edificio en sí, cuenta con varias zonas individuales. El castillo cuenta con una clara base romántica y no es el típico castillo de caballeros reales medievales. La entrada cuenta con unas torres laterales, los muros de ladrillo rojo contrastan con la fachada de piedra caliza. En la primera parte, se tenía previsto colocar los establos.

Cuando accedemos, veremos un escudo del reino de Baviera. Tras él, verás un patio de armas que cuenta con dos niveles. Por un lado hay una torre cuadrada y por el otro, que está abierto, el gran paisaje que rodea el lugar. Hay también unas escaleras que nos llevan a una zona superior. Aunque la torre cuadrada de 45 metros de altura, es uno de los puntos más llamativos. En la zona norte nos encontraremos con la llamada ‘Casa de los Caballeros’. Cuenta con tres plantas y era donde solo los hombres se reunían.

Pero también estaba el ‘Cuarto de las Damas’, que no se queda atrás y dispone también de tres plantas. Aunque lo cierto es que nunca fue usado de tal manera. Si nos vamos a la zona interior del castillo, podremos decir que contaba con unas 200 habitaciones. Aunque acabados y perfectamente amueblados estaban solo 15. Los pisos inferiores estaban dedicados a los cuartos del servicio. Hoy en día está la administración de dicho castillo.

Mientras que los pisos superiores eran los cuartos de estado así como del rey. Una de las habitaciones más grandes de este lugar es la llamada ‘Sala de los cantores’. Situada en el cuarto nivel y justo sobre la habitación del rey. Está inspirada en el salón de baile del castillo Wartburg. Se trataba de un homenaje pero no para dar bailes, ya que el rey tenía un carácter un tanto huraño.

Horarios y precios para visitar Neuschwanstein

Las visitas tendrán una hora fija. Ésta vendrá en tu ticket, aunque al ser guiadas siempre es aconsejable estar con tiempo de antelación. Duran unos 30 minutos y en el interior no podrás hacer fotos. Estará cerrado en los días de Navidad y las visitas pueden ser tanto por la mañana como por la tarde.

Los adultos pagarán 12 euros y los menores de 18 años tendrán entrada gratuita.Mientras que los estudiantes o mayores de 65, tendrán que abonar 11 euros. Si vas a pagar párking, serán 5 euros pero podrás tener el coche aparcado todo el día. Antes mencionamos el ticket combinado para los dos castillos que están a un par de kilómetros de distancia y un tercero que es Linderhof. Pues bien, la entrada para los tres será de 24 euros. Si vuestro viaje es en vacaciones y temporada alta, lo mejor es no esperar a sacar allí la entrada. Para eso podéis hacerlo vía internet. Os aseguráis que realizaréis vuestro viaje de ensueño, aunque quizás os cobren un extra.

La popularidad del castillo Neuschwanstein

Es de lo más popular y uno de los castillo de Europa más visitados. Apareció en diversas películas pero también en series de televisión. Walt Disney tenía claro que un lugar así, tenía que ser la gran inspiración para una de sus obras. Fue, nada más y nada menos, que el castillo de ‘La Bella Durmiente’ de Disneyland.

Hasta la música también le rindió homenaje y es que el grupo ‘Blur’ lo incorporó en la portada de uno de sus discos más famosos, mientras que el artista Andy Warhol también lo usaría para su obra. Si estabas buscando un rincón de cuento para tu próximo viaje, entonces éste no lo vas a olvidar. Acuérdate de llevar mucha memoria en tu cámara de fotos o en tu móvil, porque seguro, que te traerás muchos recuerdos en forma de imágenes.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Monumentos

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*