Catacumbas Romanas

Las Catacumbas Romanas son una serie de catacumbas muy antiguas, que se usaban para dar sepultura, cuando comenzó la época de la cristiandad. Aunque esta es la idea general, bien es cierto que sobre ellas también recaen numerosas leyendas e historias con las que apenas podríamos pegar ojo por la noche.

Pero lejos de todo ello, realmente podemos definirlas como cementerios. Lugares bajo tierra que, en este caso, abarcan hasta los 170 kilómetros de longitud y en toda esta distancia, nos podemos encontrar con unas 750.000 tumbas. Todas ellas se van comunicando gracias a unos túneles laberínticos. Un lugar de culto y misterio que hoy vamos a descubrir.

Origen de las Catacumbas Romanas

Hace muchísimos años, había una ley en Roma que prohibía enterrar a los muertos dentro de la propia ciudad. De ahí, que los cuerpos descansaran más allá de los muros de dicha ciudad. También hay que decir que los romanos sí preferían incinerar los cuerpos, mientras que los cristiano, optaban por la inhumación. El espacio fue una de las claves principales para pensar en hacer una especie de túneles o huecos subterráneos. Se dice que las primeras Catacumbas aparecieron en el siglo II d.c. Se van ampliando tanto, que es por este motivo por el que terminan casi unidas o conectadas. Entre ellas, también hay que pequeños espacios para el culto. En el siglo V ya se vuelve a enterrar sobre la tierra, sin necesidad de usar este tipo de prácticas. Por lo que las Catacumbas quedan en un segundo plano hasta cerca del siglo XIX.

Las más importantes Catacumbas de Roma

Como bien estamos comentando, son muchas y con nombres muy variados. Por si te lo preguntas, estos nombres llegan por diferentes vías. Algunas de las Catacumbas lo obtienen de santos o de personas importantes que se enterraron allí. Otras, llevan el nombre del propietario que cedió la tierra para que tuviera ese fin. Ahora que ya sabemos un poco más sobre ellas, vamos a ver las más importantes y las que están abiertas al público.

Catacumbas de San Sebastián

Las podrás encontrar en la zona Vía Appia Antica, 136. Cuentan con un total de 12 kilómetros de extensión y su nombre se lo deben a un soldado que se convirtió al cristianismo y por ello, fue martirizado. Puedes visitarlas, tanto en horario de mañana como de tarde.

Catacumbas de San Calixto

En este caso, vamos hasta las Catacumbas de San Calixto que las encontraremos en la misma zona, en Vía Appica Antica, 126. Aunque aquí hablamos de una extensión mayor, ya que son más de 20 kilómetros de longitud. En este lugar hay enterrados pontífices y mártires cristianos. ¿Su horario?, de martes a jueves tanto por la mañana como por la tarde.

Catacumbas de Priscila

En este caso, tendremos que ir hacia la zona norte de Roma para llegar a Vía Salaria 430. El arte también se ve reflejado en ellas, ya que conservan frescos realmente asombrosos e importantes. Los podrás ver de martes a Domingo, mañana y tarde.

Catacumbas de Domitila

Éstas las podrás encontrar en Vía delle Sette Chiese, 280. Fueron descubiertas en el siglo XVI. Si hablamos de su recorrido, hay que decir que tienen unos 15 kilómetros. Llevan este nombre gracias a la nieta de Vespasiano y las podrás visitar de miércoles a lunes, también en horario de mañana así como de tarde.

Catacumbas de Santa Inés

Si quieres llegar hasta ellas, entonces necesitas ir a Vía Nomentana, 349. En este caso, le deben el nombre a Santa Inés que también fue martirizada debido a sus creencias. Fue enterrada en este lugar y de ahí, su nombre. Menos el domingo por la mañana y el lunes por las tardes, puedes visitarla en cualquier momento del resto de la semana.

Cómo llegar a las Catacumbas

Una de las mejores opciones para llegar a las Catacumbas romanas es escogiendo un tour. Sin duda, es una de las mejores y más completas opciones. Tendremos el guía y el bus que nos llevará desde diversos punto de la ciudad, a recorrer este impresionante lugar. Puedes hacer reservas online de tours que están en español.

Si ya estás en la zona y quieres acercarte por libre, también podrás hacerlo gracias al bus. Aunque puede llevarte más tiempo, es la opción más económica. Son diferentes los buses que puedes tomar en función del camino que quieras hacer primero. Para llegar a la Catacumba de San Calixto puedes tomar el bus 218 desde la Plaza de San Juan de Le Letrán y que para en Fosse Ardeatine. O bien, el bus 118 que sale del Coliseo. Para las Catacumbas de San Sebastián, puedes tomar también el bus 118 o bien, el 218 y el 660 que viene de Colli Albani. Para llegar hasta Domitila cuentas con los buses 714, 716, así como 160 y el 670.

Precios de la visita a las Catacumbas Romanas

Ya hemos visto cómo llegar, los horarios y lo que nos vamos a encontrar en las diferentes Catacumbas Romanas. Así que, seguro que este tiempo también habías pensado en lo que ibas a gastarte. Pues hay que decir que la entrada a estos lugares tiene un precio de 8 euros para el público general. Claro que luego, para niños hasta los 5 años y también grupos escolares de estudiantes, tendrá precio reducido de 5 euros.

Consejos básicos para viajar a las Catacumbas

Si no vas a viajar en grupos grandes, sino que vas en pareja o en familia, no es necesario hacer reservar previas. Las horas del mediodía, sobre las 14:00, es una de las mejores horas para poder visitarlas. Ya que de esta manera, no te encontrarás con mucha cantidad de gente. Eso sí, hay que decir que hablamos de un sitio único y con mucha historia a su espalda, pero también hay que tener cuidado con la gente que sufra de claustrofobia. Si bien no en todas las zonas, algunas de ellas muestran pasillos un tanto estrechos.

Como lugares cercanos, para poder aprovechar la visita, tienes las Termas de Caracalla que están a unos 3 kilómetros. A la misma distancia, la Basílica de San Juan de Letrán y San Pablo de Extramuros, así como el Circo Máximo de Roma que lo tienes a unos 4 kilómetros.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Monumentos

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*