Catí, parte de la ruta jacobea del Camino a Santiago

En la comarca de L`Alt Maestrat encontramos este pueblo enmarcado por valles, ideal para visitar en los tiempos cálidos y en familia. Un pueblo que vive del comercio de la lana y la ganadería.

Los valles que rodean Catí son La Font de Catí y el Valle de Cirers, pero además está en su término el Tossal de la Nevera, la segunda altitud más montañosa de Castellón y como todos los favorecidos pueblos de este sector del Maestrat sus aguas son minerales y medicinales.

Pero uno de sus atractivos principales es formar parte del Camino a Santiago. Se trata de la Ruta Jacobea en Castellón que recorre un total de 163,9 kilómetros, partiendo hasta la Pobla, desde allí hasta Serra Engarcerán y desde ésta hasta Catí, para luego continuar hasta Morella, Sorita y Aiguaviva.

En Catí se encuentra el Santiago Peregrino de crucero del cementerio, que se considera el octavo hito jacobeo. Desde éste hito, la ruta continúa hasta el santuario de Villavana, donde el noveno hito jacobeo, considerado histórico, nos aguarda. Se trata de Santiago Peregrino que en su mano izquierda en lugar de llevar los Evangelios, sostiene una imagen de la Virgen de Villavana, una imagen única en el mundo.

Partiendo del santuario se llega a la Ermita de la Bota, para ascender por el Barranco de la Bota o l´Ós que se caracteriza por lo silvestre de sus paisajes. Desde aquí ya el Camino a Santiago se aúna con el Camí Vell de València y la siguiente parada es Morella.

Catí es un bello pueblo, cargado de las historias de los miles de peregrinos que lo atraviesa todos los años y se quedan para disfrutar de sus bondades.

Foto Vía: Picasa Web

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *