Cómo comprar un coche en Francia

Peugeot

Francia es conocida por su burocracia, y la compra de automóviles no es inmune a esto. Sin embargo, el proceso es rápido. En el país galo, uno tiene diferentes opciones para la compra de coches.

Lo mejor es acercarse a los concesionarios de automóviles que ofrecen garantías en todos los coches que se venden, ya sea nuevo o usado. Ellos pueden hacer todo el papeleo y ayudarán a obtener un seguro.

Y entre los consejos de compra de coches en Francia hay que tener en cuenta :

1. Tener una prueba de residencia como identidad. Y es que para comprar un coche en Francia debe ser residente. Entre los documentos como pruebas son las facturas de teléfono o de electricidad con el nombre y dirección en ellas, las escrituras de su casa o la prueba que se está alquilando.

Además de la prueba de su residencia en Francia, también se tendrá que probar su identidad con una carte de sejour, licencia de conducir o pasaporte. Hay que llevar todos estos documentos con cuando se vaya al concesionario para comprar selcoche.

2. Decidir qué tipo de automóvil se desea. La mejor opción es comprar una de marca francesa. Las razones es que son más baratos que las marcas extranjeras y las piezas de menor precio. Hay tres marcas de automóviles más importantes de Francia: Renault, Citroen y Peugeot. Cabe anotar que los coches franceses tienen buenos resultados en las pruebas de seguridad.

3. Hay que fijarse que el coche tenga bajas emisiones de CO2. Si se compra un coche nuevo se puede calificar para un reembolso. Un coche que emite 100 gramos de CO2 por kilómetro es elegible para un reembolso de 1000 €. Hasta 120 gramos obtiene un descuento € 700 y hasta 130 gramos tiene 200 euros. Si se compra un vehículo con altas emisiones de CO2, tendrá que pagar un impuesto adicional en el momento de compra de hasta 2.600 euros.

4. Al acercarse a un concesionario de coches hay que probarlos antes de tomar una decisión. Si se compra un auto nuevo o usado, el concesionario puede hacerse cargo de todo el papeleo, que incluye las placas de transferencia de nombre, impuestos y licencia de registro. Esto es mucho más fácil que tratar de hacerlo uno mismo en privado. Hay que tener en cuenta que los coches franceses vienen con una garantía de hasta un año, dependiendo de la edad del mismo. Si se tiene un problema con su coche durante este período, el concesionario está obligado a hacer las reparaciones sin cobrar.

5. Obtener un seguro de coche. Francia cuenta con numerosos proveedores de seguros de automóviles. La mejor opción sería la de pedir ayuda al vendedor.

6. Registrar el coche. Esto sólo se aplica si no se ha comprado su coche en el concesionario. Dentro de una semana después de comprarlo se tiene que ir al ayuntamiento, en Francia, que es la prefectura local o Sous Préfecture. Hay que llevar una prueba de su identidad, de residencia y de seguros, Barrée carte grise (matrícula del coche que está marcado Vendu le), certificat de situación administrativa, certificat de cesión, contrôle technique (CT ) certificado (hecho en los últimos seis meses) y un cheque o dinero en efectivo para pagar la nueva tarjeta gris.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?