Consecuencias de la ley antitabaco

La ley anti tabaco empieza a tener consecuencias y una de ellas, a parte de las perdidas, es que los bares cada vez piden mas permisos para tener terrazas. Muchos de ellos se informan de como hacerlo y otros ya están en proceso.

Otra iniciativa es la de unos veinte restauradores de Llefià recogen firmas para exigir la renovación de estas leyes, para que vuelvan a la idea inicial de que cada local pueda elegir si ser para fumadores o no.

Las firmas no creo que sirvan de mucho, es una ley que su próxima revisión será dentro de 4 años. Esperamos que si realmente no funciona la modifiquen antes, para que no sea un problema muy grabe en el mundo de la hostelería sobre todo.

Comentar que ahora se teme que las terrazas también cuenten con regulaciones, como que los veladores, esas estufas de gas, deben ser homologadas y las que pide el estado, no otras. Por lo que si hay dueños que ya las tienen les va a tocar cambiarlas. Creo que les ponen demasiadas trabas a unas personas que solo quieren ganarse la vida.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario

  1.   pepeillo dijo

    El Estado quiere llevar a la sociedad a un punto donde fumar sea una minoría; el concepto en general me parece bien (no soy fumador) pero desde luego no la formas. No se pueden recortar libertades a golpe de ley, sin dar alternativas válidas. Por otro lado este mismo Estado se lucra con las ventas de tabaco. Yo no tengo capacidad de elaborar un plan que consiga erradicar el tabajo de una forma satisfactoria para todas las partes, pero se supone que la gente que nos gobierna sí deberían ser capaces de ello. Para imponer leyes unilaterales ya teníamos a paquito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *