Costumbres y tradiciones de Grecia

Anciana griega

Cada árbol, cada roca, cada fuente, cada colina, cada carretera se encuentra en su justo lugar como para destacar mucho más el esplendor del paisaje. Si la diversidad nace de una tierra accidentada, Grecia es desde este punto de vista un auténtico paraíso.

Todos los tipos de paisajes, poco alejados los unos de los otros, se presentan ante nuestros ojos. En el mismo momento, independientemente de donde nos encontremos, de un lado frente a la inmensidad del mar, del otro frente al muro de una alta montaña con picos nevados, todo es majestuoso en Grecia. Esta diversidad se encuentra también en el alma de los hombres del país, moldeados por la naturaleza que cambia de ropaje en función de las estaciones.

La tierra en su casa, el cielo es su techo. Su vida es una labor permanente como la fe en la libertad que han sabido conservar, anclados en los flancos de las montañas, colgados en los picos de inmensas rocas, escondidos en el fondo de las grutas secretas, donde han conservado la lengua y las tradiciones vivas a pesar del paso de la historia y del tiempo. Hoy en día este territorio se ha convertido en zona de cultivo o de pasto donde crecen las auténticas riquezas naturales y espirituales que todos los hombres deben compartir.

Antiguamente en Grecia, los molinos de viento se encontraban en un gran número. Los molinos de aceite estaban situados cerca del lugar de producción para evitar que el tiempo de transporte que fuera demasiado largo. Tras exprimir el aceite, se obtenía una especie de betún que luego se presionaba en frío. Luego había que decantarlo para que el aceite se volviera mucho más claro y limpio.

Los garbanzos se tostaban, los higos se secaban en el horno de madera y se colocaban en cajas acompañadas de hojas de laurel y de algunos granos de sésamo. Las alcachofas pequeñas se metían en aceite aromatizado, los tomates se secaban al sol, y se insertaban en un rosario los unos con los otros. Las aceitunas se conservan en aceite, y otras verduras en vinagre. La carne de cerdo se lavaba, se cepillaba para hacer salchichón que luego se secaba al aire libre.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?