El Tocororo, el Ave nacional de Cuba

tocororo, ave nacional de Cuba

El Tocororo es algo más que un simple pájaro: es el ave nacional de Cuba. Esto quiere decir que forma parte de los símbolos nacionales de este país junto a la flor de la mariposa, la palma real o la propia bandera cubana, la popular Demajagua.

El nombre científico de este precioso animal es Priotelus temnurus y pertenece a la misma familia que los quetzales. Sin embargo, en la isla es conocido como tocororo o también como tocoloro. Esta nombre deriva del sonido de su canto, cuya onomatopeya se puede reproducir así: «to-co-ro-ro». En ciertos puntos de la isla, sobre todo en la mitad oriental, es conocido con el nombre de guatiní, término de origen taino.

Desde el punto de vista ornitológico es una especie muy interesante, puesto que se trata de un endemismo. El tocororo sólo vive en Cuba: en la isla principal, y algunas islas menores como Cayo Guanaja, Isla de la Juventud y Cayo Sabinal.

¿Por qué se considera al Tocororo ave nacional de Cuba? Los motivos son dos:

Por una parte, su vistoso plumaje tiene los mismos colores que la bandera cubana. Por otra parte, se da la circunstancia de que no es posible tener a esta ave en cautividad. Cuando un Tocororo es enjaulado, deja de cantar, deja de comer, pierde su precioso plumaje y se deja morir lentamente. Esta característica se interpretó como una virtud: el Tocororo ama la libertad y representaría el espíritu libre del pueblo cubano.

Características del Tocororo

El Tocororo es un ave de tamaño medio cuya altura oscila entre los 27 y los 29 centímetros. Su cola es larga, midiendo prácticamente lo mismo que el resto del cuerpo. Con las alas extendidas esta ave puede alcanzar casi 40 centímetros de envergadura.

tocororo cuba

Los colores del plumaje del Tocororo son similares a los de la bandera de Cuba

La cola del Tocororo está formada por plumas largas y puntiagudas que configuran su extremo en forma de sierra. Sus ojos son de color rojo, mientra que el pico es negro en la parte superior y rojo en la inferior. Sus garras son similares a las de las aves de la familia de los Trogonidae

Lo más llamativo del aspecto físico del Tocororo es su colorido plumaje. La parte superior y posterior de su cabeza presentan un color azul violeta, mientras que la espalda y la cola son de color verde oscuro  y brillante. Por otra parte, las plumas del cuello y el pecho son blancas o de color gris pálido, pero el vientre y la base de la cola presentan un color rojo muy vivo. Esta es la composición cromática del plumaje de los machos. Las hembras se pueden reconocer porque su pecho es también rojo, y no blanco como el de los machos. Esta es prácticamente la única diferencia morfológica entre ambos sexos.

Existen dos subespecies de Tocororo en Cuba:

  • Priotelus temnurus temnurus, la más común y extendida por toda la isla.
  • Priotelus temnurus vescus, catalogada por primera vez en 1905 y asentada únicamente en la Isla de la Juventud. Es similar a la otra subespecie, aunque su tamaño es algo menor.

Hábitat y costumbres del Tocororo

El Tocororo está presente en casi los bosques de todo el país, aunque es más fácil encontrarlo en aquellos que son más frondosos y que cuentan con árboles de copas altas. Es más abundante en la mitad oriental de Cuba: en la Sierra de los Órganos, la Ciénaga de Zapata, la Sierra del Escambray y las montañas de la Sierra Maestra.

Se suele decir que el Tocororo es un ave tranquila. Pasa gran parte del día apoyado en una rama, con el cuello encogido, dormitando. En realidad sólo se mueve para alimentarse, entonces es cuando demuestra que es capaz de realizar rápidos vuelos y ágiles movimientos. Se alimenta de frutos y pequeños insectos.

Es muy característico su canto (el famoso «to-co-ro-ro»), que suele ir acompañado de cloqueos y gorjeos. En el vídeo de arriba se puede apreciar este sonido tan peculiar.

Los hábitos de reproducción de esta ave son bastante curiosos. La hembra del Tocororo pone sus huevos entre los meses de abril y julio, siempre en puestas de 3 ó 4 huevos. Lo más llamativo es su costumbre de realizar la puesta en nidos ajenos, generalmente en los de los pájaros carpinteros. Los huevos son incubados indistintamente tanto por el macho como por la hembra. Después del nacimientos, la tarea de alimentar a las crías también se comparte entre ambos sexos.

Protección y conservación

El gobierno de Cuba aprobó una ley en el año 1999 en la que se prohibía tanto la caza como la captura del Tocororo. Aunque la especie no se encuentra en situación de peligro ni está amenazada de extinción, recibe la consideración de ave exótica protegida.

En cualquier caso, esta medida de protección legal es más simbólica que práctica, puesto que el Tocororo es uno de los animales más queridos y respetados de la fauna del país. Los cubanos aman al Tocororo no sólo por su belleza y su canto, sino también por su condición de Ave Nacional, símbolo de la identidad cubana. Dañar a estos animales se considera poco menos que una ofensa al país.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*