Vocabulario cubano básico

Conocer el vocabulario cubano básico te ayudará a comprender mejor lo que te dicen cuando viajes a la isla antillana. Porque, si bien el idioma oficial del país es el español, cuenta con varias influencias que le han dado numerosas peculiaridades de habla.

De hecho, el español que se habla en Cuba es resultado del que llevaron los colonizadores peninsulares. Pero también ha sido conformado por términos del taíno, la lengua que hablaban los nativos isleños; por palabras traídas de los africanos que llegaban a la zona como esclavos y, finalmente, de la posterior influencia estadounidense una vez se independizaron de España. Por tanto, si quieres conocer mejor el vocabulario cubano básico o cubanismos, te invitamos a seguir leyendo.

Una sistematización del vocabulario cubano básico

Como sucede con todos los dialectos y el cubano bien podría considerarse uno del español, el vocabulario básico autóctono ha sido recogido en varios diccionarios. El primero de ellos, escrito por un emigrante andaluz, fue el ‘Índice Alfabético y Vocabulario Cubano’, publicado en 1859.

Sin embargo, el libro de referencia a este respecto es ‘El Habla Popular Cubana de Hoy’, escrito por el autor costumbrista nativo Argelio Santiesteban, cuya primera edición data de 1982 y que se ha vuelto a reeditar posteriormente.

Términos más habituales del vocabulario cubano básico

El vocabulario cubano básico incluye palabras que afectan a todos los ámbitos de la vida, desde el trato social hasta la familia pasando por el trabajo, los deportes o incluso la sexualidad. Vamos a ver algunos de los más curiosos de esos términos.

La Casa de la Trova

Casa de la Trova en Santiago de Cuba

El trato social

Como habrás oído muchas veces, los cubanos se llaman «mamita» y «papito» a poco que tengan confianza entre ellos. Por otra parte, un «asere» es un amigo o compañero, para el cual también se usa la palabra «ambia». Y, si estás con uno, quizá tengas que «quemar el tenis» porque es un poco «durañón». Es decir, marcharte aprisa porque es un poco tacaño.

También es posible que, cuando has estado con amigos, os hayáis fumado una «bala» o hayáis cogido una «nota». En otras palabras, hayáis fumado tabaco o hayáis bebido un poco de más. Quizá esto último se haya debido a que tomasteis «laguer» (cerveza) en exceso.

Igualmente por la calle, te puedes encontrar con un «quemao», que significa loco, o con un «sanaco», es decir, un bobo. Pero también puedes tener un trabajador que es un «huevón» (perezoso) o que ha tomado malas decisiones y ha terminado en el «tanque», que es la cárcel.

Por otra parte, un «singao» es una mala persona que nunca te «tirará un cabo», es decir, no te ayudará. En cambio, un «ocambo» es un viejo; un «grillo» una mujer con poco atractivo con la cual quizá no quieras «empatar» (no desees conquistarla); uno que tiene «aguaje» es un chulo y un «bacalao» una persona muy delgada.

La sexualidad en el vocabulario cubano básico

Uno de los campos semánticos más extensos en cualquier dialecto es el referido a contenido sexual. Y el vocabulario cubano básico no iba a ser una excepción. Por ejemplo, «estar a dieta» significa justamente abstinencia sexual, «descargar el cartucho» es eyacular y «bailar con los cinco latinos» hace referencia a masturbarse.

Hombre haciendo puros

Elaborando puros en Santiago

Por otra parte, «rayar la pintura» significa ser infiel, el «bayú» es un prostíbulo y una «jinetera» una prostituta. El «bollo» o la «papaya» son denominaciones del órgano sexual femenino, mientras que la «pinga», la «yuca» o el «ñame» son el pene masculino. Como imaginarás, hay otras muchas palabras para designarlos. Por ejemplo, «chocha», «bacalao», «panocha» o «tota» para el primero y «remo», «leña», «trozo», «bláncamo» o «morronga» para el segundo. Curiosamente, todos los idiomas del mundo cuentan con un sinfín de seudónimos para ellos.

El color de la piel

La propia historia de Cuba ha propiciado que sus habitantes actuales tengan una gran diversidad de razas. E incluso, dentro de estas, variedad de apariencias que el vocabulario de la isla se ha encargado de distinguir con precisión.

Así, un «prieto» o un «moreno» es un hombre de raza negra, pero un «mulatón» es mezcla de negro y mulato. Igualmente, un «jabao» es un mestizo de piel, ojos y pelo claros, aunque, si es rubio, se le llamará «capirro», y un «narra» es un asiático o persona de ojos rasgados.

El dinero

Otro de los campos semánticos dialectales más abundantes en el vocabulario cubano básico es el de las palabras que hacen referencia al dinero. Por ejemplo, «guansa» es la usada en el mercado negro de compra y venta de objetos; «juaniquiqui» se refiere al peso cubano; «moni» deriva del money inglés y «melón» indica un capital aunque también se usa «estilla».

Por otro lado, una «monja» es un billete de cinco pesos. Sin embargo, para hablar de dólares dicen «verdes» y suele dárselos un «yuma», término que significa estadounidense.

Unos músicos cubanos

Músicos cubanos

Particularidades de pronunciación

También debes saber que los cubanos presentan ciertas particularidades en su pronunciación. Estas no te supondrán dificultad para entenderlos, pero sin duda llamarán tu atención y conocerlas te ayudará a integrarte mejor con ellos.

Entre todas estas peculiaridades, destacan dos y ambas tienen que ver con la r. La primera es la sustitución de esta cuando aparece al final por l. Por ejemplo, habrás oído que dicen «amol» en vez de amor. Y la segunda es la llamada geminación de r. Consiste en que esta se asimila a la consonante que la sigue. Por ejemplo, en vez de puerta, dicen «puetta».

Otro rasgo general es la supresión de s cuando va después de vocal. Así, en vez de dijiste, pronuncian «dijite». Y, por supuesto, en Cuba es común el seseo, es decir la pronunciación de s en lugar de c o z ante e,i.

En conclusión, el vocabulario cubano básico, el que los antillanos han proporcionado a la lengua española, es uno de los más ricos de toda América Latina. Si quieres visitar el país, te vendrá muy bien conocer al menos una parte de estos términos pues de lo contrario pensarás que te hablan en otro idioma y podrías quedar como un «guanajo» (tonto) al que «hacen cuera» (burla).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   TARA dijo

    estoy saliendo con un cubano cuando estamos juntos el dice cosas que no entiendo deseo saber que hablan cuando tienen sexo

  2.   julio águila castro dijo

    Me parece importante que los cubanos aumenten el cubanismo en esta página, muchos turistas nos quedamos con la boca abierta y no sabemos que nos dicen y que contestar. Babahoyo, 2 diciembre del 2015