Daruma, el muñeco de los deseos

Los muñecos Daruma son figuras de madera sin brazos ni piernas y representan a Bodhidharma (Daruma en japonés), el fundador y primer patriarca del budismo Zen. Dice la leyenda que el maestro Daruma perdió los brazos y las piernas de estar tantos años escondido en una cueva meditando y sin utilizarlos. Los colores típicos son rojo, amarillo, verde y blanco. El muñeco tiene una cara con bigote y barba pero sus ojos son blancos del todo.

Normalmente el muñeco Daruma es varón, aunque existe una muñeca Daruma, conocida como Ehime Daruma (Princesa Daruma). Al tener una forma ovoide y su centro de gravedad bajo, algunos de ellos vuelven a su posición vertical al ser empujados hacia un lado. Esto representa simbolicamente el optimismo, la persistencia y la determinación.

Los Daruma sirven para pedir deseos, cuando se pide un deseo se le pinta un ojo a la figura y cuando el deseo se cumple se le pinta el otro. Se dice que la figura se esforzara por conseguir su otro ojo así que intentara realizar el deseo. Mientras el deseo no se cumple el Daruma se exhibe en casa, normalmente en alguna zona importante como puede ser en el altar budista de casa (Butsudan).

Si se cumple el deseo se llevará al Daruma al templo budista donde se dara como ofrenda. Y si no se cumple, entonces será quemado en el templo en una ceremonia de purificacion que se lleva a cabo a finales de año. Solo se puede tener un Daruma al mismo tiempo y muchas personas suelen escribir en los darumas los deseos o nombres de personas.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*