De turismo por Vilaflor en Tenerife

 Monte de Vilaflor

La actividad económica fundamental del municipio de Vilaflor es la agricultura, distinguiéndose importantes producciones de patata, y por supuesto de vino. Cabe destacar que la superficie ocupada por los almendros representa una gran fuente de ingresos, además de configurar un hermoso paisaje en primavera, cuando todos los árboles echan sus flores. En Vilaflor se producen grandes vinos, propios de estas regiones altas, particularmente el vino blanco.

La actividad industrial es importante, especialmente centrada en el embotellamiento de agua mineral. Antiguamente, se conocía al municipio com el nombre de Chasna, que fue cabeza de partido de Abona. Se cuenta que su nombre procede de la exclamación de un castellano ante la visión de una bonita nativa: “Vi la flor de Chasna”.

En este municipio existe un pueblo, sobre la parte este del barranco de El Río, donde se encontraron restos de cerámica guanche, lo que confirma su pasado prehispánico.

Una ermita dedicada a San Pedro fue construida en el siglo XVI. La fundación del templo en este enclave, en el año 1550, se debió a Don Pedro Soler, y a su mujer Doña Juana Padilla, y más tarde adquirió el título de parroquia, en el año 1560.

Más información – De vacaciones en Adeje

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *