Delirio en Chapín

Xerez

Xerez 1 Elche 0

Delirio en Chapín. La afición, al final, pudo soltar toda la adrenalina contenida durante la práctica totalidad de la temporada. La victoria de hoy ante el Elche certifica la permanencia en la categoría tras un año en el que el equipo azulino ha estado casi toda la competición en zona de descenso.

Llegaba la hora de la verdad a Chapín. La afición no dejaba de lado al equipo y llenaba el estadio. Más de 20.000 gargantas alentando al equipo xerecista desde mucho antes de comenzar el partido. La tensión iba en aumento a medida que pasaban los minutos y el Xerez, jugando mejor que un Elche agazapado, hilvanaba una ocasión tras otra sin que la pelotita quisiera hacer justicia.

Los nervios en la grada se dispararon durante dos minutos, el tiempo en el que, otros marcadores de la tarde, dejaban en esos momentos al Xerez en Segunda B. Pero sólo fueron unos instantes, segundos eternos que pasaron con un silencio sepulcral en Chapín. El Xerez necesitaba un gol y olvidarse de otros resultados, y las ocasiones seguían sucediéndose. Un balón al palo poco antes de llegar al descanso y un disparo de Mendoza ponían el corazón a ciento veinte entre los aficionados xerecistas.

La segunda parte era la definitiva. Toda una temporada en 45 minutos, toda un año de ilusiones y proyectos. El Xerez parecía acusar el cansancio, el calor. El Elche dio un pasito adelante, y en esas estábamos cuando, una entrada por banda de Viqueira, salvando el fuera de juego, le ofrece el balón de la salvación a Yordi para que todo Jerez remachara a puerta vacía. Era el delirio, la apoteósis.

Ahora ya nadie oía los transistores. Los goles caían en otros campos pero el partido y la salvacíón estaban en Chapín. El Xerez seguía metido en el encuentro. No se podía escapar, no había lugar para tirar por la borda el trabajo impresionante de las últimas 14 jornadas, en donde el Xerez ha cimentado su salvación. La octava victoria consecutiva del equipo en Chapín fue la definitiva. Por fin, de una puñetera vez, como diría Esteban Vigo, la salvación ha llegado a casa.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *