Descubra el Parque Nacional de Tijuca

PARQUE NACIONAL TIJUCA

Un viaje a Río de Janeiro es la captura de la emoción de sus magníficos paisajes y la mezcla cultural. Desde un lujoso hotel en la playa Copacabana, estar en la cima del impresionante Corcovado, disfrutar de las vistas del encantador Pan de Azucar, sentir el ritmo de samba y degustar su exótica comida.

Y si se trata de compenetrarse con la naturaleza hay que dirigirse a los senderos del Parque Nacional Tijuca, el bosque urbano sin igual en el mundo que contiene cientos de plantas y especies animales protegidas únicas a la Mata Atlántica.

Es un exuberante telón de fondo de roca de granito de Río que está surcado por senderos que conducen a los mejores puntos de vista, como la Mesa del Emperador, la Cascada Taunay, o a la cima de Tijuca, el pico más alto de Río de Janeiro, a 3300 metros, así como una visita a los pies del la famosa estatua del Cristo Redentor.

Este fabuloso parque fue creado en 1961, abarcando un área de 3.300 hectáreas, que incluye el bosque de la Tijuca el desempeña un papel fundamental para la urbe ya que impide la erosión de las laderas, previniendo inundaciones y derrumbamientos, además de reducir la contaminación atmosférica y promover el turismo.

Para el almuerzo, hay que ir al pintoresco barrio de Santa Teresa, con sus callejuelas empedradas y mansiones del siglo 19, ahora llenas de galerías, estudios de arte y cafeterías. Por la zona también se encuentra la tradicional plaza Cinelandia , la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Bellas Artes, y los Arcos de Lapa, que se halla en un barrio bohemio lleno de tradición musical.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*