Destino en el Tirol: el lago Achensee

En el Tirol hay un enorme lago que tiene una profundidad máxima de 133 metros. Se trata del Lago Achensee, un lago hermoso cuyas aguas casi son del todo potable ya que desde la orilla tiene una claridad que alcanza los 10 metros de profundidad. ¿Qué tal? Es un lago alpino así que la temperatura no es muy alta y aunque varía nunca supera los 20ºC. Por ende, es un poco frío pero su forma, su tamaño y el viento de la zona hacen que sea un gran lago para practicar surf y windsurf.

La ciudad de Innsbruck compró el lago en 1919 a la abadía de St Georgenberg-Fiecht quien a su vez lo había recibido de sus anteriores dueños alrededor del año 1120. Desde 1929 su dueño es una empresa creadora de la planta de energía Jenbach. Con la planta construida un año más tarde, en invierno el nivel del lago desciende unos 6 metros y como máximo, cuando es utilizado como reservorio de aguas, puede albergar unos 66 millones m3. Bien, que es una zona y un lago turístico desde el siglo XIX cuando el tren comenzó a funcionar. Para beneficio de la abadía, además, un bote a vapor empezó a navegar el lago y pronto la línea del ferrocarril creció y otro bote a vapor se sumó al que ya estaba. Todo a favor del turismo que desde entonces no abandona la zona. Y con estas imágenes, ¿quién lo haría?

Un comentario, deja el tuyo

  1.   PROYECTOS dijo

    Este Lago es hermoso.
    Ademas sus pueblitos se pueden recorrer con bicicleta y es un hermoso paseo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?