Qué ver en Lisboa

Categorías: Ciudades

La capital y la ciudad más grande de Portugal también tiene sus secretos. Es por ello que si te estabas preguntando qué ver en Lisboa, aquí te contaremos sus principales rincones. Una selección de grandes leyendas a la par que patrimonios que una ciudad como ésta quiere compartir con nosotros. Con el paso de las diferentes épocas, Lisboa se ha empapado de todas ellas dejando buena prueba en forma de monumentos y lugares dignos de ser visitados. Un repaso virtual que también puedes hacer realidad. Por si todavía no lo tienes claro, después de descubrir lo que sigue, sabrás bien qué ver en Lisboa.

Categorías: Cultura, Monumentos

La Torre de Belém es uno de los emblemas más importantes de Lisboa, y de todo Portugal. Este edificio fue construido por orden del rey Manuel I en 1514. Se lo encargó a su arquitecto de confianza, Francisco de Arruda. El objetivo de la torre era funcionar como un bastión de defensa en la entrada al estuario. Hoy es uno de los monumentos más bellos de la ciudad y sus formas manuelinas se destacan por su importancia arquitectónica. Uno de los adornos más importantes de la Torre de Belém es un rinoceronte de piedra que generó un gran revuelo en la época de su inauguración y hoy ha quedado como una de las leyendas urbanas sobre la construcción de la torre.

Categorías: Ciudades

La zona territorial del Área Metropolitana de Lisboa se divide a su vez en 18 municipios. Tiene una población que asciende hasta casi los 3 millones, un cuarto del total de la población de todo Portugal. Desde la revolución de 1974, Lisboa ha sufrido varios cambios en materia de gestión y control gubernamental, por eso la influencia cultural, política y social de diferentes grupos ha terminado de generar un centro poblacional heterogéneo, con grandes diferencias culturales y administrativas. Los municipios del Área Metropolitana de Lisboa incluyen Oeiras, Amadora, Cascais, Lisboa, Loures y Seixal, entre otros. Cada uno tiene una población considerable y en sus alrededores se han establecido diferentes fábricas y empresas multinacionales. Al igual que en otras naciones, Lisboa tiene, dentro de sí, una ciudad con vida propia. Por eso las decisiones políticas y económicas son tan importantes y surgen desde aquí, y eso explica porque más de ¼ de la población total del país vive cerca del centro de toma de decisiones. Las regiones culturales también influyen en la distribución de poder e influencias de Lisboa. Su zona metropolitana está compuesta por distintos distritos donde el turismo es otra de las claves, ya que moviliza millones de euros que los portugueses desean obtener.

Platos de Portugal
En Lisboa uno de los grandes placeres con los que se encuentran los turistas son los restaurantes, donde la gastronomía portuguesa está muy presente. Una de las opciones para que los turistas tengan la posibilidad de disfrutar de buenos restaurantes a un precio menor es usar la Restaurant Card, que se recomienda a todos los turistas con ganas de disfrutar de buena gastronomía portuguesa. Se trata de una tarjeta turística para usarla en restaurantes de Lisboa y es muy interesante debido a que permite que todos los turistas tengan la posibilidad de conseguir un descuento de entre el 10 y 20%, de tal forma que la comida o cena pueda salir bastante más económica gracias a esta tarjeta y lógicamente permitirá a los turistas controlar mucho mejor su presupuesto a lo largo de las vacaciones.

Categorías: Destinos

Boca del Infierno es un misterioso paraje lisboata que además de atraer a los viajeros por su hermosura natural, tiene leyendas y misterios que lo hacen aún más atractivo. Se trata de una zona de cuevas y rocas que alcanza los 20 metros de altura y donde las olas golpean con una fuerza brutal, generando un ruido ensordecedor y enigmático que esconde leyendas e historias que se cuentan en Cascais y alrededores. A pocos kilómetros del centro de la ciudad, Boca del Infierno es una zona ideal para alejarse del bullicio veraniego y utilizar el paseo marítimo para recorrer con sorpresa este hermoso paraje natural que recorta las Sierras de Sintra. Las playas de Boca del Infierno han sido desde tiempos históricos muy visitadas por la nobleza portuguesa, pero además de la belleza natural hay una leyenda que por sobre todas las cosas genera inquietudes y anima a los viajeros a conocer Boca del Infierno. Aleister Crowley, el famoso mago de origen inglés, mantenía una amistad con el poeta nacional Fernando Pessoa. Hay quienes dicen que este oscurantista tan famoso murió ahogado en las aguas de Boca del Infierno, pero también están los que dicen que Crowley fingió su muerte y le pidió a Pessoa que publicará unas cartas explicando su suicidio para despistar a los enemigos del mago. Hoy en Boca del Infierno hay una placa que recuerda esta singular leyenda con tintes oscurantistas.