Destinos donde vivir unas Navidades sorprendentes

Noruega en Navidad
Cuando se acerca el invierno, llegan el frío, las castañas asadas y sí, también la Navidad. La fiesta más famosa del mundo no solo se convierte en una cita ideal para estar en familia sino también para plantearse un viaje si buscas huir de las típicas cenas masivas y disfrutar de los competitivos precios de algunos destinos. Este año, que Papá Noel te busque en estos siguientes destinos donde vivir unas Navidades sorprendentes.

El Palacio Lucerna uno de los palacios más entretenidos de la ciudad

El recorrido por los palacios de Praga es variado, muchos de estos monumentos actualmente son sede de organismos institucionales o galerías de arte, pero el más entretenido para visitar es el Palacio Lucerna.

El Palacio Lucerna se ubica en el distrito 1 de Praga en Štěpánská 61, 116 02 rodeando la Plaza de San Wenceslao. Empezaremos por decir que muchos de los edificios que rodean esta plaza están conectados por pasajes y uno de ellos es el pasaje que conecta las calles Vodickova y Štěpánská donde se ubican residencias, comercios, restaurantes, un cine, un bar musical y una sala de conciertos. Todos estos locales forman al Palacio Lucerna que fue uno de los primeros complejos de usos múltiples de la ciudad y es actualmente uno de los más utilizados para eventos culturales. Durante los años 1907 y 1921 fue reformado inspirándose en el arte de varios países del mundo, por lo que el palacio fue llamado por la gente “el bazar”. Tan policoromáticos eran sus estilos que el primer restaurante inaugurado era  un salón de té japonés. También fue la sede del primer cine moderno de Bohemia, que fue inaugurado en 1909 y fue donde se proyectó la primera película con sonido en 1929. Actualmente continúa funcionando y para acceder hay que utilizar una impresionante escalera de mármol. También se puede visitar el salón Gran Palacio que es utilizado para eventos sociales y que detrás tiene una sala estilo rococó que en 1915 era una taberna y actualmente es un bonito teatro. La decoración del palacio sigue siendo motivo de visita, una de las esculturas más llamativa es la que cuelga de una de las cúpulas de la galería. Se trata de un caballo puesto al revés que tiene montado sobre su estómago a San Wenceslao. Será una visita por demás completa e interesante para hacer con toda la familia. Foto Vía: Lucerna.cz

Praga 1, el distrito central de Praga

Praga es la capital de la República Checa y si bien la mayoría de nosotros nos concentramos en el centro de la ciudad, está dividida en 22 distritos, cada uno de ellos merece una visita.

El distrito 1 de Praga o Praga 1 como suele llamárselo se ubica en el centro de las orillas del río Moldava y gran parte de su territorio está considerado Patrimonio de la Humanidad ya que forma parte de lo que era la antigua ciudad en la edad media como el Castillo de Praga, la Plaza Vieja, el Puente Carlos, el reloj astronómico, el Barrio Judío o la Isla Kampa, para nombrar los puntos más turísticos de la ciudad. Por ser uno de los distritos más turísticos es donde se concentran la mayor cantidad de hoteles, spa, restaurantes y eventos culturales de la ciudad. Y es el punto de partida de diferentes excursiones y escapadas para conocer Praga.

Durante todo el año en el distrito 1 de Praga encontraremos actividades para disfrutar, espectáculos teatrales y conciertos musicales destinados a turistas y locales de todas las edades. Recorrer este distrito es participar de la historia y la actualidad tanto de Praga como de la República Checa, podremos tomarnos un fin de semana o quedarnos durante varios días disfrutando de los paisajes. Mapa y Foto Vía: praha1.czgettyimages.com  

El Zoo de animales exóticos en Liberec

Categorías: Destinos, Naturaleza, Turismo

Si bien en Praga tenemos cientos de lugres para conocer y divertirnos, también es interesante alejarse un poco de la capital checa para conocer otras ciudades igual de interesantes.

Especialmente si vamos en familia, los mejores lugares que podemos recorrer son los zoológicos, que a los más pequeños fascinan con sus animales de los más exóticos a los más comunes y a los más grandes por las actividades y experiencias de conocimiento que ofrecen. En Praga y en Pilsen tenemos dos importantes parques zoológicos, pero un poco más lejos en la ciudad de Liberec también hay un zoo maravilloso que no podemos perdernos. Son 13 hectáreas de parques naturales enclavados en un valle cerca del centro de la ciudad, asombrarán los bosques, las zonas rocosas de las pendientes y los arroyos. Además es una salida ideal para todo el día porque dentro del parque hay excelentes instalaciones sanitarias y gastronómicas. El Zoo de Liberec se especializa en especies de animales poco comunes y en peligro de extinción, se ha dedicado a la preservación y estudio creando un banco genético de animales como los asnos salvajes de Somalía o los macacos leoninos de Daguestán, entre otras especies. También participa en los programas de cría de rinocerontes y es miembro de las principales organizaciones internacionales de cuidado de especies. En la actualidad cuenta con más de 520 mamíferos de 63 especies diferentes, más de 240 aves de 66 especies, más de 15 reptiles de 9 especies y más de 20 peces de 5 especies diferentes. Entre los animales más importantes que se albergan en este zoo ecnotraremos: águilas, macacos, chimpancés, orangutanes, leopardos nevados, asnos salvajes, rinocerontes blancos, almizcleros, baringos y tigres blancos de India, por nombrar algunos de los más lindos e interesantes. Para completar la visita lo mejor es pasear por el hábitat de cría de aves de rapiña y el pabellón de los pingüinos, el de las jirafas. Foto Vía: czecot.cz

600 años del Reloj Astronómico y una muestra muy especial para celebrar

Categorías: Eventos, Museos, Noticias, Turismo

Una de las postales infaltables de Praga es el hermoso Reloj Astronómico, es el punto de partida y de llegada de muchas historias de la ciudad y este 2011 cumple 600 años.

El Reloj Astronómico se ubica en la torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja y todos los días, cada hora entre las 9 y las 21 se lo puede escuchar y ver funcionando como hace ahora 600 años. Para celebrar semejante acontecimiento, en uno de los salones del Viejo Ayuntamiento se podrá disfrutar de una exposición de relojes pulsera exclusivos que llega por primera vez a la ciudad con el nombre de “El arte del oficio de relojero”. La muestra permanecerá hasta el 29 de marzo de 2011 y dedicada a la historia del Reloj Astronómico, a los fabricantes de relojes pulsera de la República Checa y los dibujos de diseños exclusivos de los que dictan la moda en relojes como Beáta Rajská o Martin Brož y a los modelos de relojes más famosos del mundo. Entre los relojes más exclusivos están los traídos de Alemania, Estados Unidos y Suiza, algunos de los relojes Fortis de 1926, los primeros en su estilo, y los relojes Armin Strom cuyo mecanismo está completamente fabricado a mano… Aunque la mayor parte de la muestra está dedicada a la historia de la relojería Checa, se pueden encontrar curiosidades como los relojes que llevaron los primeros astronautas que llegaron a la Luna y rarezas como el mecanismo más pequeño del mundo o el reloj reversible especialmente creado para los jugadores de polo, entre otras extravagancias que son las perlas de la exposición. Son más de 200 ejemplares los que componen la exhibición y como broche de oro, el último día de la muestra se realizará una subasta con fines caritativos de 12 relojes creados por la firma Prim que tienen cada uno el nombre de los apóstoles representados en el Reloj Astronómico. Foto Vía: Radiopraga

La literatura checa también en castellano y catalán

Categorías: Cultura, Noticias

Monika Zgustová se presentó al premio Ángel Crespo sin imaginar que pudiera ganar, pero cuál fue su sorpresa cuando le informaron que ella había sido la galardonada del concurso por su traducción del checo al castellano de ‘Las aventuras del buen soldado Švejk’. Ella misma se asombró al saber que había sido la premiada, ya que según la propia escritora y traductora “había muchísimos libros con traducciones buenísimas, extremadamente válidas, libros largos, difíciles, de lenguas clásicas y poesía”.

Pero el jurado decidió que Monika sería la ganadora del XIII Premio de Traducción Ángel Crespo por la traducción de uno de los más clásicos de la literatura checa. ‘Las aventuras del buen soldado Švejk’ es una obra satírica inacabada, escrita por el ya fallecido Jaroslav Hašek y Monika explica en una entrevista a Radio Praga porqué eligió presentar esta obra. “Porque era una traducción que yo acababa de hacer, pienso que estaba bien. Ha interesado mucho a la gente, se han vendido muchos ejemplares y es un clásico checo, un clásico de la literatura universal. Y pensé que podría competir bien con los demás libros que se presentaron allí”. Compitió y ganó, pero no sin antes haber tenido que hacer grandes esfuerzos durante años. A pesar de ser checa y dominar el castellano casi a la perfección, Monika tuvo que trabajar mucho en esta obra para obtener unos resultados satisfactorios, como ella misma explica. “El libro salió hace un año y yo acabé la traducción hace como un año y medio. Pero estuve trabajando muchísimos años en ella, porque es una traducción que no se puede hacer en poco tiempo. Francamente tienes que estar trabajando y mirando y pensando en ella y volviendo a trabajar. Yo muchas veces utilizaba a mis amigos como oyentes y les leía un trozo de la novela y si se reían era buena señal, si no se reían la volvía a trabajar más”. Se trata de la primera traducción directa del checo al castellano de esta novela y la escritora ha podido sentir en sus propias carnes todas las dificultades que comporta una labor como la suya. En especial, en esta obra se ha encontrado con muchos inconvenientes, tratándose de una novela con un registro básico de las instituciones en tiempos del Imperio Austrohúngaro. Además, otra de las complicaciones con la que ha tenido que lidiar ha sido la mezcla de idiomas, ya que los personajes hablan tanto en checo como en alemán, prosigue Zgustová. “Es muy difícil la traducción de esta obra, sobre todo por la situación histórica que hoy ya no existe. Hašek retrató el Imperio Austrohúngaro del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Un ambiente de muchas lenguas, la Praga donde se hablaba tanto el checo como el alemán, donde coexistían varias culturas. Y además, los hechos que hoy no existen del Imperio Austrohúngaro: la monedas, los cargos militares… la verdad que me dio bastante batalla”. Ésta no es su primera obra como traductora, de hecho, goza de un gran recorrido en el ámbito de la escritura y la traducción. Un recorrido que ha conseguido gracias a sus andanzas a lo largo de los años y a través de los cuales ha absorbido todo tipo de conocimientos. Monika Zgustová nació en Praga pero emigró a Estados Unidos con sus padres donde se doctoró en Literatura Comparada en la Universidad de Illinois. Después de viajar de un lugar a otro, en los años 80 acabó afianzándose en Barcelona, concretamente en Sitges, una pequeña ciudad que le gustó desde el principio y donde formó su hogar. Además del castellano, Zgustová aprendió también el otro idioma oficial de Cataluña, el catalán, convirtiéndose así en una de las figuras clave de la introducción de la literatura checa en España. Más de 50 obras son las que tiene traducidas al castellano y al catalán de autores como Bohumil Hrabal, Jaroslav Hašek, Karel Čapek o Václav Havel entre otros. Y hoy por hoy, Monika está muy orgullosa de la posición que tiene la literatura checa a nivel mundial, ya que asegura que se está haciendo una importante labor para darla a conocer. “Yo misma he hecho muchas traducciones del checo al castellano y al catalán. He traducido casi 50 libros. Además de mí, hay otros traductores como Fernando Valenzuela y ahora ha surgido gente joven. Yo creo que la situación está muy bien, la literatura checa es conocida, la gente la sigue. La gente la conoce, al menos aquí en Barcelona yo diría que la gente conoce la literatura checa casi como la italiana”. Pero Zgustová no sólo ha hecho traducciones, sino que también ha creado obras propias. Su manera de trabajar consiste en escribir novelas en checo y después, ella misma, las traduce. Así es como ha publicado ya seis obras que han tenido un verdadero éxito. Su último trabajo, ‘Cuentos de la luna ausente’ (2010), ambientado en Praga, fue galardonado con el Premio Mercè Rodoreda de cuentos y narraciones en lengua catalana. Otra de sus destacadas obras es ‘La mujer silenciosa’ (2005), una novela inspirada en la vida de su abuela durante la época del nazismo y del posterior sometimiento del comunismo. También es autora de las novelas ‘Jardín de invierno’ (2009), ‘Menta fresca con limón’ (2002) y ‘La mujer de las cien sonrisas’ (2001). No es de extrañar, pues, que la escritora haya ganado numerosos premios tanto nacionales como extranjeros por sus trabajos. Pero no es oro todo lo que reluce, ya que traducir una obra propia a otro idioma que también se domina no es tarea fácil aunque así lo parezca a simple vista. Monika comenta los pros y los contras de este cometido. “La autotraducción es algo difícil porque cuando tú haces una traducción tú empiezas de cero, sólo haces la traducción de aquella obra, pero no la has redactado, la ha redactado otra persona. En cambio, cuando te traduces a ti misma, ya has trabajado mucho en la novela y tienes que meterte otra vez a traducirla. Esta es la parte mala. La parte buena es que tú misma puedes controlar los giros, el vocabulario, el registro, el sentido del humor. Y además, que los libros salen en tres idiomas la vez”. Checo, castellano y catalán, una fusión de idiomas que está aportando un gran éxito en la vida profesional de Monika Zgustová. Habrá que esperar a su próximo trabajo para saber con qué sorprenderá nuevamente.

El Museo de Geodas, las maravillas del mundo mineral

Categorías: Noticias

En Praga encontramos museos de todo tipo, tanto para las expresiones humanas como para el arte de la Madre Naturaleza, por esto, no le puede faltar una visita al Geosvet, el museo de geodas y minerales más interesante de la República. Se encuentra en Londýnská 55 – Vinohrady del distrito 2 de Praga.

El Museo Geosvet exhibe una excelente colección de minerales, piedras preciosas, geodas y restos petrificados de China, Mozambique, Pakistán y Rusia. También ofrece un servicio completo del pulido, tratamientos a piedras preciosas, semipreciosas o minerales que incluye compra, venta y asesoramiento técnico. Las exhibiciones van cambiando, actualmente, se exhiben impresionantes restos petrificados de árboles y plantas que llegan desde los más recónditos lugares de Bohemia. Los restos tienen más de 300 millones de años.

Agata

Se realizan charlas acerca de los procesos naturales que permiten la petrificación, el motivo por el que las piedras preciosas, son preciosas y las diferentes técnicas que se utilizan en las expediciones arqueológicas para encontrarlas. Una de las secciones más impresionante es la exhibición que muestra las propiedades de algunos minerales que reaccionan frente a la luz. Exponiéndolos a diferentes tonos de luz, podrá ver los maravillosos colores que reflejan y saber que minerales son los que forman o reaccionan ante los colores.

Cuarzo

Los materiales que muestra son traídos por amigos de la fundación que recorren el mundo buscando fósiles petrificados y las piedras más exóticas. Incluso se puede ver un fragmento de un cráneo humano de miles de años de antigüedad. También las piedras energéticas son muy atractivas y los visitantes están invitados a tocarlas. Una experiencia maravillosa que nos sumerge en mágico mundo de la naturaleza.

Las estatuas del puente Carlos

El puente Carlos es un verdadero protagonista de la ciudad de Praga. En el año 2004, durante unas rutinas de control bajo el agua, se descubrieron unas estatuas de arenisca. Se trataba de unas esculturas que fueron arrastradas por las aguas en unas inundaciones del año 1784.   Este grupo escultórico fue reemplazado por la estatua de Santa Ludmila, del escultor checo Bernard Mathias Braun. El puente Carlos, primer puente de Praga, conocido como el Puente de Judith, fue construido en 1170 y en 1342 fue arrastrado por las aguas; se comenzó a construir nuevamente en 1357 por orden del rey Carlos IV y se finalizó en 1402. Fue diseñado por el arquitecto alemán Peter Parler, el mismo de muchas catedrales de Europa y de la Iglesia de San Vito en Praga. Llamado también Puente de Piedra, recibió el nombre de Carlos en 1870. Tiene 516 m de largo y 9,5 m de ancho y es peatonal desde 1974. De hecho, el Puente Carlos es una verdadera galería de arte al aire libre, inspirado en el Puente de los Ángeles en Roma, y desafía con estatuas barrocas la prohibición de la arquitectura gótica dandole al conjunto un carácter único. Por ejemplo, veremos un San Juan Nepomuceno, una Piedad y un San Wenceslao; otras son de mediados del siglo XVIII y muchas son reproducciones de los originales, realizadas en el siglo XX. Actualmente se pueden ver 30 estatuas y grupos escultóricos, obras de artistas conocidos y menos conocidos. Llama la atención un bronce de Jan Brokoff que evoca escenas de la Santa Confesión; según la leyenda, San Juan Nepomuceno era el confesor de la reina de Bohemia y fue arrojado al agua cuando se negó a romper el secreto de confesión.  Se trata de un crucifijo con una enscripción en hebreo en la cruz, lo cual es bastante raro. Una leyenda del puente dice que si alguien pone su dedo sobre las placas de bronce de la estatua de San Juan Nepomuceno y la cruz tallada en la barandilla del puente que marca el lugar desde donde el santo fue arrojado al río Vltava, todos sus deseos, incluso los más secretos, se harán realidad. Foto: Easypedia

La Torre Negra del Castillo de Praga

Esta Torre que pertenece a la Casa de Burgrave es una de las construcciones más antiguas de Praga; fue levantada en el año 1135 para que el Fuerte tuviera una entrada por el Este.

Su nombre se lo debe a un incendio que en 1541 la tiñó de negro por mucho tiempo;  antes se la conocía como Torre Dorada por su techo cubierto de brillantes placas de plomo pintadas. Durante los años 1983 a 1986 se repararon algunos detalles de la construcción y se construyó una entrada especial para los visitantes. Al visitar la prisión verá en las paredes inscripciones realizadas por los prisioneros en el siglo XVI. Las celdas ubicadas en la parte más alta estaban destinadas a los presos por deudas, un delito considerado menos importante por lo tenían algunos privilegios como recibir visitas o tener objetos. Como en las prisiones no se daba de comer a los presos sus parientes debían llevar los alimentos. Si por algún motivo no podían hacerlo los acreedores debían hacerse cargo so pena de muerte si el prisionero moría de hambre. Debajo de la Torre hay un monumento dedicado al obispo Jan Valerian Jirsik,de gran importancia por ser la última creación del artista Jan Myslbek. Durante la ocupación nazi fue dañado pero en la actualidad está siendo restaurado. No se olvide de pasar por el almacén de hallazgos arqueológicos que también se encuentra en la Torre y de sacar algunas fotos desde el balcón que tiene una excelente vista de la ciudad. Foto: Wiki Commos

Diez siglos de arquitectura en Praga

Se puede decir que Praga es una enciclopedia de arquitectura en escala real, 10 siglos de edificaciones se encuentran en esta ciudad:  romano, gótico, renacentista, barroco, clásico, art nouveau, cubismo o funcionalismo.

Existen tours especializados para arquitectos o aficionados;  no se pierda la oportunidad de conocer los edificios más hermosos y característicos de esta ciudad. A partir del siglo XIII se comenzaron a construir edificios de piedra, la mayoría de los edificios pertenecen al estilo Gótico, los mejores ejemplos de este estilo son la Catedral de San Vito, la Sinagoga de la calle Cervena o la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn. El estilo Barroco se puede disfrutar en la Residencia de Verano perteneciente a la familia Sternberken Troja, conocida como el Palacio Clam-Gallas y la Iglesia de Nicolás.

El estilo Renacentista, particularmente fastuoso, hace que Praga parezca un gran palacio. Los ejemplos más lindos son La Casa del Minuto que fue la residencia de Kafka, el Palacete de la Estrella y el Palacio de Schwarzenberg.

Casa del Minuto

Del estilo Románico se destacan la Basilica de San Jorge, Rotonda de San Longin, el Wilsonova sotano, el Jardín Real de Juegos o las ventanas del Castillo de Praga.
El estilo Rococó se ve en el Palacio Kinsky o el Palacio Sylva-Taroucca. El estilo Clasico Francés como el de La Casa de los Artistas, el Teatro Nacional o el Mirador en Petrín. El estilo Modernista que comienza en el siglo XX se puede ver en farolas y estatuas o en La Casa Municipal, el Hotel Europa o el Palacio de Exposiciones. Foto: Vía Flickr Foto: Vía Panoramio