Día de Muertos: picardía e ingenio en 20 dichos populares

Día de los muertos en Mexico

En México, cada región tiene sus propias tradiciones, pero si hay algo que une a cada uno de ellos de forma incontestable es la celebración del Día de Muertos. Una fiesta familiar en el que los vivos se preparan para recibir las almas de los seres queridos que abandonaron este plano, o esta vida.

Cuando hablamos del Día de Muertos en México, no es hacerlo de un día, ni de la tradición católica, es transmutarse a la simbología, a raíces prehispánicas, ofrendas, historia, que abarcan los últimos días de octubre y los primeros de noviembre, porque como te decía al principio se trata de todo un proceso de preparación. 

Aunque existe mucha información sobre esta celebración quiero centrarme en los dichos populares que han servido, y aún sirven para transmitir y convivir con esta presencia de la muerte. Algunos de ellos son:

La Catrina al muerto se va a llevar, pero en la fiesta se va a quedar

Catrina en el día de los muertos

La Catrina fue creada por artistas mexicanos como una metáfora de la alta clase social mexicana anterior a la Revolución, fue el grabador, caricaturista e ilustrador José Guadalupe Posada el precursor de esta representación. Luego, esta mujer, esqueleto, se hizo un símbolo de la muerte en la celebración del Día de los Muertos. Puede mostrarse de muchas formas, a veces alegre, elegante, coqueta y seductora con los mortales, y otras veces, es la huesuda, para llevarnos de este mundo…y quedarse en la fiesta.

La leyenda de: A mí las calaveras me pelan los dientes

El refrán popular dice: A mí las calaveras me pelan los dientes, y este dicho viene de una leyenda de los manglares de Nayarit, la de don Jacinto, un tranquilo pueblerino que era enterrador y al que un día se le apareció una calavera y le sonrió. O sea, le peló los dientes. Lo demás es historia, o más bien leyenda…¡quién sabe!

Otros dichos

tumba con flores

Otros dichos que oirás con asiduidad son: el muerto al pozo y el vivo al gozo o el muerto a la sepultura y el vivo a la travesura, y los muertos al cajón y los vivos al fiestón, que viene a ser nuestro refrán: el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

También está ese que dice El que por su boca muere hasta la muerte le sabe, que quieren decir que si quieres hacer algo, algo que incluso te pueda causar la muerte, lo harás y aceptarás las consecuencias sin arrepentimiento. Más o menos es lo mismo que este otro dicho: El que por su gusto muere, que lo entierren parado.

Y del castizo castellano, de ricos está lleno el cementerio, los mexicanos dicen: De gordos y tragones están llenos los panteones, o: En este mundo matraca de morir nadie se escapa.

Otra frase es: El que por tragón se petatea, hasta el pan de muerto se lleva. Este pan de muertos es un pan que se hace especialmente para esta festividad. Su origen se remonta a la época prehispánica, que se utilizaba para las ofrendas. Sólo que se preparaba con semillas de amaranto molidas, tostadas y se cuenta que se bañaba con sangre de las personas sacrificadas en honor a los dioses Izcoxauhqui o Huehuetéotl. Cuando la cristianización de México, se dejó de elaborar así, y se empezó a hacer con harina de trigo, en forma de corazón, bañándolo de azúcar y pitándolo de rojo.

calaveras mexicanas

Y seguimos con toda esa retahíla de refranes o frases populares:

  • Sobre el muerto las coronas.
  • Ya estás como la viuda, llora y llora para no dar café.
  • El muerto y el arrimado a los tres días apestan.
  • Matrimonio y mortaja, del cielo bajan.
  • Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte.
  • En muerte y en boda, verás quien te honra.
  • Hay que vivir sonriendo, para morir contentos.
  • Cuando vivía el infeliz, ¡ya que se muera!, y hoy que ya está en el veliz, ¡qué bueno era!
  • Lo que mata no es la muerte, si no la mala suerte.
  • Entre flores nos reciben y entre ellas nos despiden.

Como te contaba todos estos son los más tradicionales, esos que pasan de generación en generación, pero hay algunos otros que se han ido sumando a todos ellos y que resultan más informales, por ejemplo: Ya se lo llevó la flaca, Ya colgó los tenis, Ya entregó el equipo, Ya chupó faros, Ya valió…Ya se petateó, La catrina ya no quiere ir al gimnasio y mejor se dedica a comer nachos, Ya estiró la pata, Se nos adelantó…

Espero que todos estos refranes te hayan ayudado a entender una de las festividades más importantes de México, de su cultura y de sus tradiciones, y recuerda que la peculiaridad de esta forma de transmitir sabiduría popular es que nacen de la experiencia…y no digo más.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *