Diferencias entre una cena occidental y una cena china

Las costumbres culinarias varían de país en país y no solo en lo que se refiere a los platos sino a las costumbres de comer propiamente dichas. Por ejemplo, hablemos de las diferencias entre una cena occidental y una cena china. Una cena occidental típica está compuesta por tres platos: entrada, plato principal, postre y café. En general el primer plato es algo liviano, como una ensalada o una sopa, el plato principal incluye carne o pastas con una guarnición y en el postre entramos en el terreno de los dulces que puede continuar con alguna pastelería que acompañe al café.

Bueno, la cena china difiere de la nuestra. Se estructura de otra manera: primeo no hay vinos o refrescos sino, té de jazmín o de crisantemo, segundo, las entradas suelen ser vegetales fríos o carne cocida que se sirve fría.  Con respecto al plato principal no hay un único plato sino que son varios y cuanta más gente se siente a la mesa mayor cantidad de platos habrá pues todos se comparten. Claro, cada comensal tiene además su propio pocillo de arroz blanco para acompañarlos. El arroz es algo así como el pan en la cocina occidental. No es que los chinos coman mucho arroz pero está presente en todas las comidas.

Y finalmente, una cena china se diferencia de una occidental porque la sopa, que en la segunda es el plato de entrada, en la cena china se sirve después de los platos. ¿El postre? Frutas principalmente, y si estamos en un restaurante de categoría con seguridad las frutas estarán cortadas de distintas formas. Son el broche final pues dejan la boca limpia y fresca.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*