Cómo eran los antiguos egipcios

Te has preguntado cómo eran los antiguos egipcios alguna vez. La suya fue una de las civilizaciones más importantes de la antigüedad, junto a la mesopotámica, la griega y la romana. Justamente, ese desarrollo que alcanzaron ha permitido que nos hayan legado numerosas obras de arte que nos brindan una amplia información acerca de cómo era su vida cotidiana.

Gracias e ella, tenemos conocimiento de sus costumbres, su religión, su forma de gobernarse, la composición de su sociedad e incluso de las modas que siguieron las clases más pudientes. Si quieres saber cómo eran los antiguos egipcios, te animamos a seguir leyendo.

Cómo vivían los antiguos egipcios

La civilización egipcia antigua tuvo una vigencia de casi treinta siglos. Comenzó a desarrollarse en torno al cauce medio del río Nilo hacia el año 3.100 antes de Jesucristo y se extinguió como tal en torno al 31 después de Cristo, cuando fue absorbida por el Imperio Romano. En tanto tiempo, crearon una cultura que aún hoy nos asombra por su nivel de desarrollo. Vamos a ver sus aspectos principales.

Cómo eran los antiguos egipcios: el aspecto físico

Lógicamente, a lo largo de treinta siglos, la apariencia física de los egipcios cambió mucho. Pero, si hemos de fiarnos de las representaciones pictóricas que nos legaron, por otra parte quizá idealizadas, podemos llegar a algunas conclusiones.

Así, podríamos dividir a los habitantes del cauce del Nilo en dos grandes grupos. Por una parte, los miembros de las clases privilegiadas eran altos y delgados, con caras ovaladas, frente inclinada y nariz larga y recta. Solían afeitarse la cabeza para llevar pelucas negras y lacias sobre las cuales iba un tocado ceremonial.

En cambio, los integrantes de las clases menos pudientes eran más bajos y de complexión más fuerte. Presentaban una nariz achatada y pelo rizoso aunque natural, ya que no podían permitirse comprar pelucas.

La recolección de la cosecha

Recolección de la cosecha en el antiguo Egipto

Por otra parte, la esperanza de vida en el Antiguo Egipto rondaba los cuarenta años de media. Pero, como te imaginarás, vivían mucho más tiempo las personas de clase alta que los demás, sometidos a los trabajos más duros e ingratos.

Enfermedades comunes en la ribera del Nilo eran por entonces el escorbuto y la tuberculosis, que en aquella época eran mortales y diezmaban a la población.

La familia, la vida social y el gobierno

Como nos ocurre a nosotros, la familia era lo más valioso para los egipcios. El matrimonio era considerado el estado ideal de la persona y la llegada de un nuevo hijo era muy celebrada, aunque luego se le educara dentro de las posibilidades de cada uno. Los niños de clases humildes solían aprender el oficio de sus padres, mientras que las niñas quedaban relegadas a las tareas del hogar. En cambio, los niños de clase alta eran educados primero por esclavos y, más tarde, en una suerte de escuelas donde aprendían a leer y escribir, religión y aritmética. Esta últimas recibían el nombre de Casas de la Vida.

Por otra parte, los antiguos egipcios se casaban muy jóvenes, con apenas quince años ellos y con unos doce ellas. Claro que era lógico teniendo en cuenta su poca esperanza de vida.

En cuanto a la vida social, había juegos muy populares como el senet, que se considera uno de los precedentes del actual backgammon. Pero también gustaban de los deportes. De hecho, se les considera inventores del balón. Además, eran diestros en la lucha, las carreras, el remo y el tiro con arco. Incluso practicaban algo parecido al boxeo.

Más curioso te resultará saber que la bebida favorita de los egipcios era la cerveza y que también tenían varias clases de ella. La más valorada era la que denominaban seremet, aunque solo estaba al alcance de unos pocos privilegiados. También consumían vino en abundancia y, en cuanto a las comidas, les gustaban tanto las carnes como los pescados y apreciaban en gran medida productos como el aceite, la miel, las frutas y los dulces.

Esclavos nubios

Representación de unos esclavos nubios

La casa de un egipcio medio era modesta, con paredes de adobe pintadas de blanco. Solían tener un único piso y medían entre cuarenta y ciento veinte metros cuadrados según la riqueza de la familia que la habitaba. Tenían pequeñas ventanas y en ellas vivían de cinco a diez personas.

No obstante, los egipcios tenían la higiene en alta estima. De hecho, se les considera inventores del cepillo de dientes y también, según algunas fuentes, de los cosméticos. En buena parte, esto se debía a que también concedían mucha importancia a la estética.

La organización política tenía una cabeza indiscutible: el faraón, al que se atribuían propiedades divinas. Luego estaban los altos funcionarios del estado, llamados escribas, y los sacerdotes. A continuación, venía el pueblo llano, que se dedicaba principalmente a la artesanía y a la agricultura.

Finalmente, estaban los esclavos que también tenían ciertos derechos. Legalmente, sus dueños debían proporcionarles alimentación y alojamiento, pero también ropas y otros productos. Incluso podían comprar tierras y obtener dinero, algo impensable para los esclavos de otros imperios coetáneos.

Cómo eran los antiguos egipcios: religión y ceremonias

La religión en el Antiguo Egipto siempre fue politeísta. Solo el faraón Amenhotep IV se permitió dejar a un solo dios: Atón (una de las advocaciones de Ra) y se declaró intermediario entre este y los hombres. Sin embargo su hijo, el famoso Tutankamon, volvió al politeísmo, más por influencia de los sacerdotes que habían perdido poder que por iniciativa propia.

El templo de Hatshepsut

Templo de Hatshepsut

Los dioses eran representados con rasgos antropomorfos, aunque en algunos casos se les añadían cabezas de animales que generalmente aludían a sus poderes. Por ejemplo, Horus era representado con cabeza de halcón, Anubis de perro, Sobek de cocodrilo y Seth con una parecida a la de un lobo. Justamente este último, Atón o Ra, Shu, Geb, Tecnut, Neftis, Osiris e Isis, conformaban la Enéada de Heliópolis, uno de los grupos más importantes de divinidades.

Respecto a las ceremonias religiosas, probablemente ningún pueblo haya tenido tantas como los egipcios. No solo escogieron como objetos de culto a numerosos animales, sino incluso a plantas.

Para celebrar y rendir tributo a sus dioses, celebraban varias festividades. Quizá la más solemne era la llamada Fiesta de las Lamentaciones de Isis, que se consagraba al luto y tenía lugar en el mes de noviembre. Igualmente, con el solsticio de invierno tenía lugar la Busca de Osiris. Este era uno de los dioses más homenajeados por los egipcios, ya que también celebraban la Reaparición de Osiris, su muerte o Fiesta de las Simientes y su resurrección.

También Isis recibía varios reconocimientos al cabo del año. Buen ejemplo de ellos era las Iseas o fiesta de la Purificación de Isis, que tenía lugar en invierno. En fin otras ceremonias religiosas de aquella sociedad eran la Bella Fiesta del Valle, de carácter funerario y en la que participaba la familia del faraón; Láginoforia, un conjunto de festividades asociadas al vino y que deben su nombre al lágino, envase donde se transportaba esa bebida, y la fiesta de Opet, que reafirmaba los lazos entre Amón-Ra y el propio faraón.

La ciencia

Los antiguos egipcios fueron grandes inventores. A ellos se deben, entre otros, el papiro, las velas o las cerraduras, por mencionarte solo tres cosas de uso cotidiano. Pero, más en profundidad, destacaron por sus avances en matemáticas y geometría. De hecho, los griegos Herodoto y Estrabón reconocieron que su pueblo había heredado esta última de los egipcios.

No hace falta que te hablemos de la capacidad que tenían para la arquitectura pues basta ver las pirámides o los templos que nos han legado para darse cuenta de ello. En cuanto a la química, según parece también eran grandes alquimistas. Se cree que, como te decíamos, fueron los primeros en crear cosméticos y también en utilizar el vidrio y los morteros de cal.

Monumento a Tutankamón

Tutankamón

Finalmente, respecto a la medicina, nos han llegado varios tratados en la materia del antiguo Egipto. Por ejemplo, el Papiro Edwin Smith, considerado el primer documento quirúrgico conocido (siglo XVII antes de Cristo); el de Hearst, que es un formulario práctico para médicos, o el de Lahun, sobre ginecología. Además, egipcio era el primer médico conocido: Hesy-Ra, quien vivió en el año 3.000 antes de Jesucristo.

Cómo eran los antiguos egipcios: el arte

Justamente al arte debemos mucho de lo que conocemos del antiguo Egipto. Gracias a su prodigalidad en la pintura y la escultura hemos recibido valiosa información de su vida y sus costumbres. Parece que les gustaba la policromía e inevitable es que te hablemos del llamado perfil egipcio.

En realidad, esa curiosa forma de retratar a las criaturas se debe a un concepto representativo que se denomina «aspectiva»  y cuya razón de ser primordial era la idea mágica que aquel pueblo tenía del arte. Dicho con otras palabras, las figuras representadas eran susceptibles de ser veneradas y, en consecuencia, unas partes miraban al frente mientras que otras estaban de lado para ser aceptablemente vistas desde todas partes.

En conclusión, si te preguntabas cómo eran los antiguos egipcios, debes saber que construyeron una de las civilizaciones más avanzadas de su tiempo. Aunque, como casi siempre ocurre con las sociedades desarrolladas, terminaría sometida a otras en ascenso como eran la griega y la romana por entonces.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*