El arte y la pintura peruana

Pintura peruana

El arte precolombino encuentra su expresión principal en la cerámica, así como en la escultura sobre piedra, la orfebrería, la arquitectura y el textil. La mayoría de estas obras están decoradas con motivos grabados o pintados, pero las primeras manifestaciones de pintura sobre tela son encargos de los colonos españoles en el siglo XVI. Además de esta ruptura impuesta en las técnicas artísticas, asistimos a un paso brusco del simbolismo tradicional inca a una representación más realista del mundo bajo la influencia del Renacimiento europeo.

Del siglo XVI al siglo XVIII, los principales encargos proceden de la corte del virrey y de aquellos que dirigen la explotación económica de las regiones. De esta forma, se observa la aparición de escuelas relacionadas con los centros urbanos económicos. Se trata de obras religiosas con intención evangelizadora que fueron realizadas a gran escala a partir del final del siglo XVI, encargadas por un clero rico, que pretendía cubrir de iglesias y de conventos todo el territorio. La prueba la tenemos en la lectura de un contrato de la época que hace mención de más de 212 escenas religiosas encargadas en pocos meses al pintor García y Delgado.

Para hacer frente a esta demanda masiva, los pintores europeos organizan rápidamente grandes talleres donde enseñan sus métodos de creación a los indígenas. La originalidad de esta corriente pictórica llamada colonial reside en el mestizaje del que proceden los artistas indígenas que traducen sus propias tradiciones en este nuevo modo de expresión impuesto.

La escuela de Cuzco

El maestro que inaugura el estilo llamado cuzquiano es el jesuita italiano Bernardo Bitti, llegado a Perú en 1575. Comienza con encargos de muchos conventos e iglesias de la capital, como miembro de la escuela de Lima, y traduce la tradición académica española a la luz del Renacimiento italiano, al lado de Mateo Pérez de Alesio y de Angelino Medoro. Luis de Riaño, alumno de este último, cubrió a base de frescos toda la Iglesia de Andahuaylillas, conocida como la Capilla Sixtina de los Andes. Pero Bitti innova introduciendo el manierismo en boga en Europa, con ocasión de la construcción de la Catedral de Cuzco en 1575.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?