El asado argentino, entre la leña y el carbón

El principal producto de exportación de la Argentina en materia de gastronomía es sin dudas sus carnes. Las carnes, de excelente calidad, se venden en el mundo entero y se las reproduce en los campos tan extensos que contiene el país en casi todo su territorio. Es por ello que ante la diversidad de climas, suelos, tierras y minerales, el ganado ofrece carnes de excelente calidad.

Y con las mejores carnes, el asado es su principal cocción. Y aquí os voy a detallar la eterna diferencia entre el asado cocinado con carbón y el cocinado con leña, ambos exquisitos pero con algunas diferencias.

El asado cocinado a las brasas, con carbón, es muy utilizado en Buenos Aires, en la ciudad capital y en zonas aledañas. Pese a que el carbón proviene de la leña, o sea, la madera, ofrece otro aroma y otro gusto. Al carbón se lo consigue en cualquier almacén y con una o dos bolsas se podrán realizar un asado para varias personas. Su sabor es exquisito y no influye demasiado en el sabor final de las carnes.

Sin embargo, con la leña, el asado ofrece una característica diferente. En primer lugar, la leña –madera auténtica y natural- desprende aromas irremplazables que a lo largo de la cocción se impregnan en la carne. Además, cada leño ofrece mayor fuego, y cocinar las carnes a tiempo lento, con el fuego justo, os permitirá cocinar un asado a la leña difícil de olvidar.

En el interior del país donde abunda la leña es muy común hacer asados con la madera. Su sabor, para la mayoría, es más sabroso.

Pues bien, ya lo sabe: a comprobar la diferencia.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?