El Auriga de Delfos, escultura ejemplar del arte griego

auriga-de-delfos

Se conoce con el nombre de auriga al conductor de las carrozas de la antigua Grecia. Una de las esculturas griegas más conocidas entre los amantes del arte griego es el “Auriga de Delfos”. Se trata de un ejemplo de estatua con armazón de bronce y uno de los que ha llegado a nuestros días en mejor estado de conservación.

El Auriga de Delfos describe a un conductor de carrozas de carrera en el momento en que presenta victorioso el coche y sus caballos para que el público lo admire. Es un momento severo, por eso los especialistas consideran que es uno de los ejemplos mas precisos y finos del estilo Severo de la escultura griega, pero aún así con esa parquedad el auriga exuda gloria, victoria, cierta moral deportiva.

Esta escultura de la Antigua Grecia representa el pasaje desde el momento arcaico al clásico, el balance entre la representación geométrica estilizada y el realismo idealizado. Capta el momento de pasaje al estilo propio de la representación occidental. La escultura original era por supuesto más grande y completa, el conductor de la carroza formaba parte de un complejo escultorio, pero de ese complejo han quedado solo pequeñas partes de los caballos así que hay que imaginar mucho.

La estatua del Auriga de Delfos se exhibe en el Museo de Delfos, en un salón especial que le da la importancia que esta estatua merece.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?