El claustro de San Juan de Letrán

Claustro de San Juan de Letran

El claustro de la Basílica de San Juan de Letrán es una de las mayores obras de la arquitectura cosmatesca. Realizado por Pietro Vassalletto, a diferencia de otros claustros medievales este confiere un gran espacio para la decoración, todo ello en perfecta armonía con la arquitectura del lugar dotando al conjunto de un aire elegante y sencillo. Es el único vestigio que queda de un monasterio benedictino anterior a la iglesia.

Vassalletto comenzó a trabajar en este claustro a finales del pontificado de Inocencio III. Continuó las obras durante el papado de Honorio III y su hijo Nicolás y siguió con Gregorio IX hasta 1241, tal y como aparece en una inscripción en el friso del pórtico. Un claustro que, por cierto, es el más grande de Roma y que forma un cuadrado de 36 metros de lado. En cada hilera aparecen pequeños arcos que descansan sobre columnas pareadas, cada una de ellas de un estilo diferente.

Muchos aseguran también que es el claustro más bonito de Roma. Especialmente llamativas son las columnas de formas ondulantes y los mosaicos en mármol de colores. Debes echarle precisamente un vistazo a estas columnas del claustro. Verás cómo las hay de diferentes formas: lisas, espirales, torcidas, con incrustaciones de mosaicos, etc… Los capiteles también son diferentes entre sí y muestran figuras de personajes y animales reales o imaginarios.

También es muy valiosa la decoración de todo el claustro, con un rico repertorio de figuras influenciado por tradiciones árabes, egipcias, romanas y de bestiarios medievales. Todos estos trabajos fueron obra de Arnolfo di Cambio y otras artistas de la época.

Roma está llena de increíbles tesoros escondidos. Bien es cierto que la Basílica de San Juan de Letrás es una de las visitas imprescindibles que debes hacer en esta ciudad, pero a buen seguro que no harías un recorrido detallado por su claustro. Acércate a él y descubre todas sus maravillas.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*