El Museo Imperial de los Carruajes y sus tesoros

museo-imperial-del-carruaje

Antes de los coches fueron los carruajes. Los había simples y baratos, los había caros y decorados con mucho lujo. Imagina el carruaje de los nobles y de los reyes. Debía ser como viajar en una limo moderna. No tan cómodo, es cierto, pero aún así mucho mejor que hacerlo en las cajas con ruedas que eran los carruajes más simples.

En Viena puedes visitar el Museo Imperial de los Carruajes, el Wagenburg. Aquí están en exposición los carruajes de figuras como el emperador Francisco José, Napoléon o la emperatriz María Teresa de Austria, por ejemplo. La flota de carruajes es maravillosa. Una vez que se terminó la monarquía en 1918, tras el final de la Primera Guerra Mundial, quedaron alrededor de 100 carruajes y otros medios de transporte en la ciudad.

Con ellos nació el Museo Imperial de los Carruajes y desde entonces la colección permanente ha crecido un poco y hoy se exhiben 170 vehículos. Lo mejor es el carruaje imperial, naturalmente, un carruaje todo dorado que perteneció a María Teresa. Pero también está el cochecito del hijo de Napoleón, la carroza funeraria de la corte, el palanquín de Sissí y el único coche que hubo en la corte vienesa que data de 1914.

Información práctica

  • Horario: abre todos los días entre las 9am y las 6 pm, entre mayo y octubre, y de 10 am a 4 pm entre noviembre y abril.
  • Ubicación: Castillo Schoenbrunn

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?