El Obelisco Flaminio en la Piazza del Popolo

Obelisco Flaminio

Situado en la céntrica y famosa Piazza del Popolo, el Obelisco Flaminio es uno de los trece obeliscos que se encuentran actualmente en Roma. Tiene una altura de 24 metros, aunque con la base y la cruz llega hasta los 36,50. Fue construido en la época de los faraones Ramsés II y Seti I, allá por el siglo XIII a.C, y se colocó en el Templo del Sol de Heliópolis, en Egipto. Por lo que se trata del segundo obelisco más antiguo de Roma, además de ser también uno de los más grandes.

En el año 10 a.C, fue tomado por el emperador romano Augusto junto con el Obelisco de Montecitorio y fue colocado en el Circo Máximo, a los que acompañó tres siglos más tarde el Obelisco Lateranense. Sería encontrado en 1587 roto en tres pedazos, por lo que fue reconstruido por orden del Papa Sixto V y bajo los trabajos de Domenico Fontana en 1589, para ser colocado en la Piazza del Popolo. En 1823, Giuseppe Valadier le añadió la base, con cuatro elementos circulares y otros tantos leones de piedra, todo ello en estilo egipcio.

Sus jeroglíficos muestran precisamente el nombre del faraón Ramsés II y su hijo Mineptah. Está dedicado al dios del sol, Ra, y fue el primer obelisco que fue llevado a Roma como elementos decorativo. Cuenta la leyenda que era de tal magnitud para la época, que el barco que lo trasladó desde Egipto tuvo que quedarse en Roma durante varios años para ser reparado.

En el Circo Máximo permaneció en pie al menos hasta el siglo IV. Augustó lo colocó allí para conmemorar su conquista de Egipto. Pero, a partir de dicho siglo IV prácticamente permanece olvidado y perdido durante un milenio.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?