El Palacio de Letrán, antigua residencia papal

Si quieres pasear por el interior de un edificio muy antiguo y disfrutar viendo la colección de antigüedades religiosas del Pontificado entonces debes visitar el Palacio de Letrán. Este palacio se construyó durante el Imperio Romano y alberga hoy el Museo Pontificio de Antigüedades Cristianas.

Constantino el Grande entregó este edificio al Papa y así esta fe una residencia papal durante los siguiente mil años. Sufrió un gran incendio y tuvo que ser restaurado y embellecido durante el siglo X y fue en aquellos años en donde esta residencia se convirtió en un verdadero palacio. La vista de esta parte de Roma era en ese momento muy distinta a la de ahora: la plaza que está al frente y que hoy alberga el obelisco de Letrán tenía un palacio y una torre y entre ese palacio y la basílica estaba la estatua de Marco Aurelio y su caballo.

En este Palacio de Letrán tuvieron lugar muchos concilios y vivieron muchos papas. Las ventanas que miran hacia la plaza son de hecho las de los aposentos papales. Cuando la sede papal se retiró a Aviñón el palacio sufrió algún deterioro y después, en 1307 y en 1361 sufrió dos grandes incendios de los que nunca pudo recuperarse del todo. Finalmente los papas eligieron instalarse en la un par de basílicas antes de trasladarse definitivamente a la Ciudad del Vaticano, cuando regresaron a Roma desde Aviñón. Más tarde el palacio se achicó un poco hasta quedar del tamaño actual.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*