El rico patrimonio cultural de Extremadura

Monasterio-de-Guadalupe-y-pueblo

Extremadura es una extensión natural de la meseta castellana, lo que no impide a la provincia la presencia de escarpadas montañas, la más alta de las cuales es la de Guadalupe, que se eleva a una altura de 1.558 metros. En el Norte, Extremadura se separa de la Sierra de Gredos, en la provincia de León. En el Sur, hay que cruzar las montañas poco pronunciadas de Sierra Morena para llegar a Andalucía.

Dos ríos serpentean a través de Extremadura: el Tajo y el Guadiana. Trujillo es bastante emblemática: la ciudad vio nacer al conquistador Pizarro; mantiene hermosos conjuntos monumentales del siglo XVI. Después de la conquista de América, la ciudad vivió una edad de oro.

Extremadura es conocida por su clima excepcionalmente seco y caluroso. Paradójicamente, el clima de Extremadura es de tipo mediterráneo a pesar de la distancia del mar. La lluvia es rara, especialmente en verano, y el cielo es a menudo brillante y sin nubes. La vegetación de Extremadura no es frondosa y contrasta por ejemplo con los exuberantes paisajes de Galicia y Asturias.

Esto forma parte de lo que configura el encanto de Extremadura: la aridez es exótica y pintoresca. Sin embargo, algunas de las regiones de Extremadura, como el valle del Tiétar, tienen una próspera agricultura: cultivo de la vid, aceitunas, higos, naranjas… El valle de Plasencia, regado por las aguas del Jerte, también es famoso por sus cultivos de árboles frutales.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Cultura, Monumentos

Absolut Badajoz

Si necesitas información sobre turismo y los mejores destinos de Badajoz, entonces esto es lo que estás buscando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *