El templo budista He Hua de Amsterdam

Templo budista

El templo He Hua es el mayor templo budista europeo de estilo tradicional chino. Se encuentra en el barrio asiático de Amsterdam. Situado en la calle principal de Chinatown, muy cerca del Barrio Rojo, fue construido por la Orden budista Fo Guang Shan, una comunidad Mahayana originaria de Taiwán. Esta comunidad tiene una orientación budista humanista, aspira a unir a todas las escuelas budistas y favorecer el diálogo interreligioso.

Templo budista tradicional y exuberante

El He Hua, o “flor de loto”, fue construido en el año 2000 sobre las ruinas de un monasterio católico medieval. El templo impresiona por su tamaño, sus colores y su riqueza decorativa frente a la sobriedad holandesa.

El loto simboliza la realización, sus raíces se unen en una tierra de barro y a pesar de esto ofrece magníficas flores. Cuando se conoce el pasado del barrio, antigua capital de los heroinómanos europeos en los años 70, el nombre es muy evocador. Por otro lado, “flor de loto” y Holanda comparten en mandarino la misma etimología.

La entrada es de tipo tradicional con varias puertas dedicadas a los monjes o a los laicos. El templo consta de varias salas. En la sala principal se encuentra una estatua de Buda cuyas manos están cargadas de diferentes objetos simbólicos.

Los elementos decorativos, las tejas y las estatuas de animales del zodiaco chino presentes en el tejado fueron en su mayoría importadas de China. Tejado amarillo e interior rojo, el rojo es el símbolo de la buena fortuna en China. El dragón tiene por vocación proteger el templo y a la comunidad.

Visitas y actividades del templo budista de Amsterdam

Sesiones de meditación, celebraciones, ceremonia del té, lecturas y conferencias. Las actividades de esta comunidad budista abierta son enormes. Cada domingo a las 10:30 es la ocasión de escuchar las enseñanzas de Buda. También hay abierta una librería. Además de estas actividades la entrada es libre a condición de respetar el lugar. Se puede acceder a una habitación amplia donde se encuentran las estatuas budistas ante las cuales se realizan las ofrendas de frutas. Un olor a incienso está en todo el templo. Algunas personas rezan, hay colores muy hermosos y olores muy agradables, la gente es simpática y las estatuas son impresionantes.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*