El temporal va remitiendo en Castellón

agua

Desbordados. Los servicios de emergencia y efectivos de los principales cuerpos y fuerzas de seguridad se vieron ayer totalmente colapsados para atender las emergencias. Las intensas precipitaciones convirtieron en un pantano la mayor parte del área metropolitana de La Plana.

Vecinos evacuados -principalmente en las zonas más próximas a la costa-, viales cerrados a la circulación, inundaciones en bajos comerciales y garajes, así como personas atrapadas entre ríos de agua son el balance de un intenso temporal que deja en la provincia cuantiosos daños materiales.

En la comarca de la Plana Baixa, Burriana fue uno de los municipios más afectados. Dos niñas fueron evacuadas de un tejado por un camión-bomba. Un helicóptero llegó a rescatar a otros seis vecinos de los tejados de varias viviendas. Al cierre de esta edición (ver fuentes de esta noticia), Protección Civil y policías seguían buscando a más desaparecidos, según se confirmó durante la visita que el presidente Camps hizo ayer por la tarde a la localidad.

En la zona de la Serratella, junto a los poblados marítimos, entre 50 y 60 vecinos se vieron obligados a abandonar sus viviendas. En algunos puntos, la crecida del agua llegó al metro de altura. Los alumnos de la guardería Infante Felipe también tuvieron que ser evacuados. Las clases en todos los centros de la localidad quedaron suspendidas. En el resto, todas las vías de acceso al casco urbano -CV-18 en dirección Nules y Almassora, la CV-185 hacia Vila-real y el Camí d’Onda- quedaron cerradas. La Policía Local cortó al tráfico numerosas calles de la población.

La tromba de agua también ocasionó graves problemas en Vila-real, donde algunos viales de la ciudad quedaron prácticamente cubiertos por el agua. En la franja costera de Almassora -que permaneció sin luz durante varias horas-, se pusieron en marcha las ocho bombas de drenaje de pluviales para evitar que la situación se agravara. Los operarios también se vieron obligados a abrir dos zanjas a la altura de la calle Isla de Tabarca, en el tramo de la playa de Ben-Afelí, y en una zona próxima al Camí Om Blanc para drenar el agua en el distrito marítimo.

No fue el único lugar en peligro. El posible desbordamiento del barranco de la Serratella mantuvo en vilo durante todo el día a los vecinos de Nules. En la zona del Torrent llegó a salirse y alcanzó al área de la Marjal, lo que obligó a evacuar a tres familias. Todos los accesos a la zona de playa fueron cortados al quedar inundados, al igual que varios viales urbanos. Moncofa, Almenara o Xilxes también se vieron afectadas por el temporal y en la Vall d’Uixó hubo cortes de luz intermitentes.

Benicàssim, aislado

La lluvia también obligó a cerrar al tráfico los principales viales de Benicàssim. Tanto la N-340 como la CV-144 quedaron cortadas a media mañana. Los cuerpos de Seguridad recomendaron «no hacer uso de los vehículos». Sin embargo, la Policía Local tuvo que rescatar a varios vecinos cuyos turismos quedaron atrapados en el agua.

Más hacia el norte, los efectivos se seguridad cortaron la autovía a la altura de Vall d’Alba y Cabanes, lo que obligó a desviar a los vehículos por la AP-7. También quedaron cerrados los accesos en dirección a Oropesa.

En la estación de Renfe, que también se vio afectada, se registraron durante la mañana retrasos de más de media hora en los trenes de Cercanías y de una hora en los de Larga Distancia.

Calles y viviendas inundadas, trapas de alcantarilla colapsadas y vehículos atrapados concentraron la mayoría de las más de 40 emergencias de la mañana. La lluvia también alteró el funcionamiento de los colegios. Más de 1.700 alumnos se quedaron sin clase en la provincia.

Noticia via: Las Provincias.es

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Noticias

Absolut Castellón

La mejor información sobre Castellón, una gran ciudad para visitar en la costa de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *