En Benidorm se impone el “todo incluido” de las estancias hoteleras

El perfil del turista veraniego que viene a visitar la Costa Blanca viene con una previsión de gastos prácticamente cerrada. Los principales clientes de la campaña de verano, normalmente las familias españolas, provoca un reajuste del gasto que afecta claramente al sector hotelero.

La Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm y Costa Blanca (Hosbec) constata que, cada vez, se solicita más la pensión completa por parte del visitante, para controlar el presupuesto vacacional principalmente. Esto ha llevado a los Hoteles a reforzar el modelo de “todo incluido”.

Alrededor de 20 hoteles ya ofrecen el paquete cerrado en Benidorm y cercanías, cuando hace cinco años apenas si se optaba por esta modalidad. El Hotel Mónaco, por ejemplo, con sus cuatro estrellas se ha añadido a este mercado, teniendo previsión de incrementar según la demanda de los turistas.

Este producto habitualmente se contrataba sólo en las Islas Canarias. Sin embargo en la Costa Blanca su repercusión era menor, con el componente positivo para restaurantes y bares del entorno que aprovechaban el deseo del cliente de salir fuera de hotel a consumir.

La merma global del negocio se puede ver favorecida precisamente por la disminución de la “alegría” a la hora del gasto. Esto conlleva el lanzamiento por los hoteles de ofertas más agresivas para captar el consumo casi total de las familias en su estancia vacacional.

La tarta para repartir se ha reducido y la competencia es mayor. El recorte medio del gasto y el descenso de la estancia media son factores negativos para el sector. Las reservas de 7 a 15 días que hacia una familia, no hace mucho, se ve reducida a la reserva de cinco o seis días, con el fin de semana incluido.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *