Desierto de Tabernas

El desierto de Tabernas se encuentra ubicado en la provincia de Almería. Concretamente, abarca una superficie de casi trescientos kilómetros cuadrados en los municipios de Santa Cruz de Marchena, Gádor, Gérgal, Alboloduy y el propio Tabernas.

Se le considera el único desierto de Europa, pues otros del Viejo Continente están catalogados solo como zonas desérticas. La conformación de su suelo y el clima de la zona, con una casi absoluta falta de lluvias, ha dado lugar a un paisaje árido muy similar al de la América profunda. Por ello, ya en los años sesenta del pasado siglo, el desierto de Tabernas se convirtió en plató cinematográfico para el rodaje de los populares spaghetti westerns. Si quieres conocer un poco mejor este lugar tan curioso de España, te invitamos a que nos acompañes.

Qué ver en el desierto de Tabernas

Justamente los poblados del Oeste construidos para el rodaje de las películas antes mencionadas son uno de los atractivos que te ofrece el desierto de Tabernas. Pero además tiene la categoría de Paraje Natural por su singular conformación geológica y cuenta con otros lugares de interés. Vamos a mostrártelos.

Un espectacular paisaje geológico

El desierto de Tabernas debe su existencia al hecho de estar rodeado por las sierras de Alhamilla, Filambres y la Alpujarra Almeriense. Estas han actuado como una barrera natural para los vientos húmedos procedentes del mar Mediterráneo.

A su vez, todo ello ha dado lugar a una de las zonas más áridas de toda Europa. Y también a un auténtico parque geológico de enorme valor. Lo conforman ramblas y antiguas torrenteras que responden al típico paisaje de las llamadas badlands o tierras baldías. Por ello abundan en la zona cañones, barrancos y las típicas chimeneas de hadas, esos montículos que parecen caprichosas columnas naturales.

La flora en Tabernas

Flora en el desierto de Tabernas

La flora y la fauna del desierto de Tabernas

Lógicamente, la flora es escasa en Tabernas. Sin embargo, presenta una especie endémica conocida científicamente como Euzomodendron bourgeanum. Se trata de un pequeño arbusto leñoso que constituye una auténtica reliquia del Jurásico.

En cuanto a la fauna, puedes hallar varias especies de reptiles como la lagartija colirroja o la culebra de escalera y mamíferos como conejos, zorros, lirones o erizos morunos. Pero, sobre todo, el desierto de Tabernas es Zona de Especial Protección para las Aves. Entre estas, abunda el vencejo real, el avión roquero, la grajilla, el camachuelo trompetero o el alcaraván.

Para conocer la naturaleza del desierto de Tabernas, te aconsejamos que contrates alguna de las muchas excursiones que se ofrecen en la zona. Puedes escoger entre rutas a caballo, de senderismo o a bordo de un 4 x 4.

Pero no solo es interesante el desierto almeriense en cuanto a su belleza natural. Si lo visitas, también podrás ver algunos lugares interesantes y monumentos como los que vamos a mostrarte.

Sorbas un pueblo que cuelga de un barranco

Este pequeño pueblo blanco es toda una sorpresa. Se le conoce como «la Cuenca Chica» porque buena parte de sus casas parecen colgar del barranco del Afa. Pero también puedes ver en él la Casa Consistorial y la de la Cámara Agraria, ambas construidas en el siglo XIX y en estilo ecléctico; la Casa del Duque de Alba, un bonito palacio neoclásico del siglo XVIII, y el Horno Árabe, vestigio de la antigua industria alfarera de la localidad.

Vista de Sorbas

Sorbas

Sorbas fue el principal centro alfarero de la provincia de Almería. Por ello, si quieres llevarte un recuerdo de tu viaje al desierto de Tabernas, te aconsejamos comprar una de estas preciosas piezas, algunas de ellas únicas como la cántara de pipa o la mojaquera.

En cuanto a sus monumentos religiosos, tienes la iglesia de Santa María, cuya cabecera es barroca, aunque su interior es de estilo mudéjar y su fachada neoclásica. También puedes visitar las ermitas de Nuestra Señora de Fátima y de San Roque. Esta última alberga en su retablo neogótico una pequeña imagen del santo que le da nombre a la cual se conoce como «San Roquillo».

Ya fuera de la villa tienes el Parque Natural de los Yesos de Sorbas, un impresionante conjunto kárstico formado por varios kilómetros de galerías subterráneas creadas a su capricho por la propia naturaleza.

El poblado de Terrera Ventura

En pleno desierto de Tabernas puedes visitar este yacimiento del Neolítico tardío descubierto a principios del siglo XX. Muchas de las piezas encontradas en él se han trasladado a los museos arqueológicos de Almería y de Madrid, pero todavía puedes visitar el Centro de Interpretación, donde tienes numerosos datos curiosos sobre la forma de vida de aquellos primitivos habitantes de la zona.

Tabernas, el pueblo que da nombre al desierto

También la localidad que da nombre al desierto de Tabernas merece tu visita porque te ofrece bastantes atractivos. Esta antigua población musulmana es uno de los lugares más secos de Europa. Buena prueba de ello es que allí se ha instalado la Plataforma Solar de Almería, uno de los mayores centros de investigación sobre este tipo de energía del mundo.

Pero más interesante te resultará ver su iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, construida en el siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural. En su altar mayor, además, puedes ver la imagen de la Virgen de las Angustias, patrona de la villa.

El castillo de Tabernas

Castillo de Tabernas

Y, sobre todo, debes visitar la Alcazaba o Castillo de Tabernas, una fortaleza nazarí del siglo XI que se halla parcialmente derruida, pero de la cual todavía quedan algunos restos en pie. Igualmente declarada Bien de Interés Cultural, en torno a ella existe una leyenda en la localidad. Dice que posee numerosos pasadizos secretos que la comunicaban con distintos puntos de Tabernas como por ejemplo la rambla de Oscayar. Sin embargo, no se han hallado tales túneles. Se cree que fueron volados por los moriscos cuando perdieron la fortaleza ante los cristianos.

El poblado del Oeste

Pese a todo lo que te hemos dicho, quizá el atractivo más popular del desierto de Tabernas sea el pueblo del Oeste que se construyó, como ya te hemos mencionado, para el rodaje de spaguetti westerns en los años sesenta del pasado siglo.

Actualmente es un parque temático denominado Oasys MiniHollywood y también cuenta con un pequeño zoológico y un parque acuático, lo cual no dejará de sorprenderte en pleno desierto. Pero su gran polo de interés sigue siendo el propio poblado del Oeste.

Al principio, estaba compuesto solo por fachadas, pero más tarde se completaron muchos de sus edificios. Si quieres, puedes visitar las oficinas del sheriff, de telégrafos y del banco, la cantina e incluso la funeraria. También hay dos museos, el del cine y el de carros.

Incluso puedes ver un «duelo al sol» protagonizado por especialistas y sentirte como un auténtico vaquero presenciando un espectáculo de cancán al estilo de los bailes que amenizaban las noches en el Lejano Oeste. Pero, sobre todo, si eres aficionado al cine de este género, contemplarás los escenarios donde se rodaron películas como ‘El bueno, el feo y el malo’ o ‘La muerte tenía un precio’.

No es el único pueblo del Oeste que se conserva en el desierto. También están Fort Bravo, donde ni siquiera faltan los campamentos indios, y el rancho Western Leone, que igualmente ofrecen espectáculos.

Fort Bravo en el desierto de Tabernas

Fort Bravo

Otras localidades próximas al desierto de Tabernas

Aunque no se hallan exactamente en el desierto de Tabernas, hay otras villas muy cercanas y que también merecen tu visita. Una de ellas es Alboloduy, un precioso pueblo blanco de la Alpujarra Almeriense cuya iglesia de San Juan Bautista, de estilo neoclásico, fue construida en el siglo XVIII.

Y también te aconsejamos visitar Gérgal, en la que destaca su imponente castillo, una fortaleza defensiva bajomedieval muy bien conservada. E igualmente la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, destruida durante la rebelión de los moriscos y reedificada en el siglo XVIII combinando los estilos barroco y mudéjar.

Cuándo es mejor ir a este desierto

Aunque el desierto de Tabernas no alcanza las altas temperaturas diurnas de otras zonas áridas del planeta, en verano hace mucho calor. En cambio, los inviernos, al caer el sol, son fríos. Por tanto, te recomendamos que visites el lugar en primavera, cuando las temperaturas son más suaves y agradables.

Cómo llegar al desierto de Tabernas

Tabernas se encuentra a unos treinta kilómetros de la ciudad de Almería, capital de la provincia. Para llegar al desierto, tienes autobuses que van a Sorbas o a la propia Tabernas. Salen de la estación intermodal de Almería y tienes varias frecuencias diarias.

Pero también puedes viajar en tu propio coche. Las carreteras que te llevan hasta él son la A-92 y, posteriormente, la N-340a que pasa junto a la propia localidad que da nombre al desierto.

Un poco de gastronomía típica de Tabernas

Finalmente, para terminar nuestro viaje al desierto de Tabernas, te proponemos un menú típico de la zona. Porque un lugar no se conoce del todo bien sin probar su gastronomía. Puedes comenzar tu comida con unas migas o con el plato denominado «el tabernero», que se parece al pisto que se cocina en otros lugares. Lleva tomate, pimiento y cebolla rehogados en aceite de oliva y acompañados de morcilla y otros productos del cerdo.

El castillo de Gérgal

Castillo de Gérgal

También puedes pedir un ajillo de patatas, un gazpacho o unos gurullos. Y, como postre, puedes probar la torta de chicharrones, el pan de Calatrava o los buñuelos tejeringos. En cuanto a la bebida, es típica de la zona la mistela.

En conclusión, como puedes ver, el desierto de Tabernas tiene mucho que ofrecerte. Entre sus atractivos se hallan una singular naturaleza, bonitos pueblos con monumentos, un escenario propio del Oeste americano y una buena gastronomía. Reserva tu viaje ya y conoce este lugar de la provincia de Almería.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*