Fuencaliente: de lo natural a lo medicinal

Fuencaliente se encuentra en el sur de la provincia de Ciudad Real, en el corazón de las montañas de Sierra Morena y la montaña más alta de esta región es el Pico de La Bañuela que, con más de 1300 metros de altura, se “planta” con imponencia. Este pueblo es conocido por su balneario y pinturas rupestres alegóricas a la gran riqueza cultural y natural.

El pueblo nació gracias a un manantial de aguas termales que reaccionaron debajo de la Iglesia principal, dando paso a una gran migración de personas al lugar. Desde ese entonces, se ha poblado el pueblo y sus “nuevos”  inquilinos están en ascenso.

Los asentamientos humanos en esta área se registraron por primera vez en la Edad de Cobre, el período en que las pinturas rupestres en las paredes rocosas que rodean la localidad se remontan al siglo V. Restos romanos y árabes son prueba de que estos pueblos ya sabían acerca de la medicina y las propiedades minerales de las aguas “tibias” del sector. El pueblo se remonta a la época medieval y su origen está ligado a la “Reconquista” en que los cristianos de nuevo capturaron la Península Ibérica que estaba en poder de los árabes.

Podemos destacar sus baños termales, ubicados en un hermoso lugar, con frondosos árboles y una gran superficie de pinos. Esta zona es conocida como el “Paraíso de los Monteros” debido a su abundante caza, los bellos paisajes y las escarpadas cumbres de las montañas que la rodean, que son un espectáculo único.

Como turismo medicinal, los visitantes que llegan a estos hermosos lugares para poder probar las bondades de los famosos termales. Es recomendable para todas las personas de todo el mundo.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *