Gran variedad y belleza de aves en Noruega

 

En Noruega el paisaje de las aves es abundante y variado. Vale la pena contemplar el vuelo de estas especies en una naturaleza prácticamente inalterada.

Durante la primavera encontrará millones de aves que se dirigen al norte, a sus campos de cría árticos. Lugares como Jæren, al sur de Stavanger, proporcionan grandes puestos de observación, con la posibilidad de ver colimbos (gaviformes) y macaes (podicipediformes), así como aves de caza (anseriformes) y zancudas (charadriiformes).

Deléitese con el trino de las aves al amanecer: escuche cómo el pájaro carpintero (piciformes) tamborilea en las profundidades de los pinares y, si es de los afortunados, sorpréndase con la exhibición del urogallo (tetrao urogallus) desplegando sus alas. Estos pueden ser algunos de los momentos sobresalientes de un paseo matinal por el bosque.
A finales de marzo, humedales y pantanos cobran vida con diferentes sonidos de aves. Los cisnes cantores (cygnus cygnus), que se dirigen al norte, son ruidosos y sus graznidos los repite el eco en el aire.

Oirá el canto de avefrías europeas (vanellus vanellus) si escucha cuidadosamente; o quizá pueda escuchar el sonido de tamborileo vibrante de una agachadiza común (gallinago gallinago).

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*